domingo, 25 de noviembre de 2012

Pesaron mas los recortes que las banderas

Artur Mas ha perdido el órdago planteado a la sociedad catalana. Y lo ha perdido en  todo su planteamiento porque no ha conseguido esa mayoría absoluta que reclamaba y ha provocado que hoy el apoyo independentista en el futuro Parlament sea menor.

CIU ha perdido 12 de los 62 escaños que tenía en la anterior legislatura y los partidos independentistas han pasado de 76 escaños a 74. Aunque el gran éxito de Artur Mas ha sido el ponerle en  bandeja de plata el triunfo de ERC, el verdadero triunfador de estos comicios, que ha pasado de  10 a 21 diputados, consiguiendo duplicar su representación aunque no haya conseguido llegar a su techo electoral de 23 escaños.

arturMas Mal le ha salido la jugada a Artur Mas. Sus “elecciones trampa” se han vuelto en su contra. Su objetivo era que enarbolando la estelada  y su ambigua posición sobre la independencia, los catalanes se olvidaran de los graves recortes a  los que ha sometido a los ciudadanos de a pie en menos de dos años y conseguir una mayoría mas holgada de la que disfrutaba en la anterior legislatura.

Los ciudadanos catalanes han desautorizado a Artur Mas y CIU. CIU ha perdido en torno a los 200.000 votos y alrededor de un 8% de apoyo electoral. Esto solo tiene una lectura: la ciudadanía catalana rechaza la política de recorte y privatizaciones del gobierno de CIU. Mal haría  Artur Mas en hacer una falsa lectura de los resultados y esconderse en la mayoría independentista del futuro Parlament, aunque esta posición también haya perdido apoyo electoral.

La lectura no puede ser otra que el rechazo a la política económica y social de de CIU y por tanto el futuro gobierno debería centrarse en corregir esas políticas y no poner en primer lugar la reivindicación soberanista. Los catalanes tienen derecho a decidir pero, desde mi punto de vista, han decidido que lo prioritario es cambiar esas políticas que solo han traído miseria, paro, perdida de derechos y grandes recortes sociales a las clases populares de la sociedad catalana.

El fracaso de CIU es el fracaso personal de Artur Mas y con los resultados obtenidos cualquier dirigente serio y honesto presentaría la dimisión de manera inmediata.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pues sí, ha perdido su apuesta y debería dimitir, pero aquí no dimite ni el Tato.
Salud y República

pilar dijo...

Cualquier dirigente serio y honesto...existen?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails