lunes, 18 de julio de 2016

La culpa no fue de la República, fue de los golpistas

Todavía pretenden engañarnos y tratan de justificar el golpe militar del 18 de julio de 1936. Porque en todo caso lo errores democráticos se resuelven con más democracia, no cortando de raíz la democracia. 

Hace hoy 80 años que los militares fascistas al mando el asesino Francisco Franco cortaron de raíz la ilusiones democráticas de todo un pueblo. Pretendían justificar su ignominia con el argumento del desorden y el caos a que estaba llevando España el legitimo gobierno de la República. Es el mismo argumento que algunos reescribidores de la historia y políticos de esta derecha nuestra, nos vienen a contar para justificar el hecho más luctuoso de nuestra historia reciente. 

Nunca se puede justificar un golpe militar para resolver problemas democráticos. Estos se resuelve solo con más democracia y con decisiones democráticas. Solo los que no creen de verdad en la democracia pueden llegar a decir semejantes barbaridades. Y en ese grupo están los partidos, como el PP, que se niegan sistemáticamente a condenar los crímenes del franquismo con la excusa de no reabrir heridas. El problema es que no se trata de reabrir heridas.  Se trata de cerrar las que todavía están abiertas. Algunos de estos demócratas de última hora no se recatan, no solo en justificar con falsos argumentos el golpe militar, si no que lo aplauden sin ningún pudor. Como el caso de la concejala del ayuntamiento de Granada del PP, Telesfora Rodríguez, que denomina al golpe militar como "glorioso alzamiento nacional".  Este personaje eso solo una fascista mas, cómplice de los crímenes del franquismo. Pero para ella no hay castigo, no  hay fiscales que la lleven a los tribunales por apología del franquismo. Tampoco habrá, como no ha habido nunca, depuración de responsabilidades por parte del Partido Popular. ¿Para que? si ellos siguen sin condenar los crimenes del franquismo. Sus palabras deben ser libertad de expresión. Para esos mismos fiscales otras palabras se convierten en apología del terrorismo.

Para que haya un verdadero punto y final  es necesario el reconocimiento del daño producido a la democracia y a los que lucharon por defenderla. Es necesario la devolución de la dignidad arrebatada a los miles y miles de republicanos que cayeron en defensa de la legalidad republicana y a los otros miles y miles de demócratas asesinados por el franquismo, simplemente por luchar por los derechos democráticos que se negaban. Mientras que esto no ocurra seguirán habiendo heridas abiertas.

No se trata de un acto de revanchismo, se trata de un acto de justicia. Se trata de que no haya asesinados en las cunetas. Se trata del derecho de los familiares a dar un entierro digno a sus victimas. Se trata de que todos los muertos tenga la misma dignidad. Se trata del reconocimiento institucional de que la guerra civil no la provocó el gobierno de la República, sino el golpe militar de unos militares fascistas. Se trata de condenar los crímenes cometidos por la dictadura franquista. Y mientras eso no se soluciones habrá que seguir reivindicando justicia y reparación, para que de esa manera se cierren definitivamente todas las heridas. Se trata en definitiva de sentar la bases para que nunca más haya un nuevo 18 de julio.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails