martes, 27 de octubre de 2015

Una verdad y mil mentiras

Se van como llegaron mintiendo. Ayer, Rajoy, en su comparecencia para hacer balance de su legislatura, de la negra legislatura del Partido Popular, nos volvió a contar de nuevo sus grandes mentiras, aunque entre todas dijo una verdad.

Dijo Rajoy que en esta legislatura se ha producido una gran transformación del país. Es cierto pero para la inmensa mayoría de la ciudadanía mejor que no se hubiera producido. La España del 2015 poco tiene que ver con la España del 2011. En todo caso tiene mucho mas que ver con la España de hace 30 años.

Rajoy y el Partido Popular tomaron la crisis económica  como una excusa para hacer su contrarrevolución conservadora. Gracias a esa mayoría absoluta, obtenida en las elecciones generales de 2011, y que han aplicado como un aplastante rodillo en el Parlamento, le han dado la vuelta al estado de derecho y de bienestar existente en España antes de su llegada al poder. Nada es igual a la realidad existente hace cuatro años.

Rajoy y el Partido Popular han hecho de lo publico un negocio privado. Han degradado todo lo público, sobretodo la educación y la sanidad, para hacer que fuera rentable el negocio privado sanitario y educacional. Solo de esta manera los negocios privados de sus amiguetes podían ser rentables. Han eliminado la rentabilidad social de lo público para transformarla en rentabilidad económica de lo privado.

Rajoy y el Partido Popular han transformado el mercado laboral a la medida de los empresarios, aprobando una reforma laboral cuyo objetivo era degradar las condiciones laborales y salariares de los trabajadores. Lo han conseguido. Mintieron diciendo que era una reforma laboral encaminada a crear empleo y reducir la temporalidad y precariedad del mercado laboral español y la realidad es la que hay. Han conseguido que las empresas sean más competitivas a costa de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores. De esta forma los empresarios españoles no tienen la necesidad de ser más creativos ni innovadores para ser más competitivos. Ha imperado el criterio del "que inventen ellos" de la España mas negra.

Rajoy y el Partido Popular han transformado las libertades y los derechos civiles en delitos. Lo que antes era un derecho, manifestación, opinión , huelga, etc. ahora con la ley mordaza se ha convertido en un delito o en una falta administrativa. De esta manera no tienen que intervenir los jueces que estaban suponiendo un freno a los pretendidos desmanes sociales del Partido Popular. Pretenden eliminar la protesta frente a sus políticas de recortes mediante el sometimiento por miedo a la ciudadana. No solo nos quieren excluidos, si no que, también, sumisos.

Rajoy y el Partido Popular han conseguido instaurar una nueva clase social, la del precariado. La de los trabajadores que tienen empleo pero que no son capaces del salir del umbral de la pobreza. Hoy, un alto porcentaje de los trabajadores que tienen empleo son pobres, no pueden llegar a fin de mes. Pero Rajoy y el Partido Popular están contentos, se enorgullecen de sus estadísticas, porque así puede enmascarar una cruda realidad, en España no se ha creado empleo, se ha repartido el empleo que había entre más trabajadores.

Rajoy y el Partido Popular han incrementado la brecha de la desigual social y económica existente en el país. Hoy las diferencias salariales entre los trabajadores de a pie y los altos directivos de las empresas se han multiplicado por muchos números. Los nuevos ricos se han multiplicado durante la crisis económica y los viejos ricos son más ricos que antes, mientras que la mayoría social ha visto reducida sus ingresos. Tenemos el triste récord de tener un español, Amancio Ortega, que es la primera o segunda persona más rica del mundo y a la vez tenemos uno de los mayores niveles de pobreza del mundo occidental.

Rajoy y el Partido Popular, en definitiva, han trasformado este país en una España dual, donde se ha incrementado la desigualdad social y económica y donde se ha establecido un acceso dual a los servicios sociales. Antes teníamos una excelente sanidad y educación para todos, hoy existe una sanidad y una educación de calidad para ricos, para aquellos que pueden pagársela y una sanidad y una educación casi de beneficencia para la mayoría social y unos servicios a las personas dependientes de calidad para los poderosos y unos servicios a las personas dependientes de caridad o inexistente para el resto de los mortales. Y en medio Mariano Rajoy, que tienen la desvergüenza de pagar con dinero público la dependencia de su padre, la misma que le niega al resto de los ciudadanos en esa situación. Del mismo modo que ha instituido la justicia dual con la imposición de las tasas judiciales.

Esta es la gran transformación del país que Rajoy y el Partido Popular han realizado en estos cuatro negros años. Una trasformación que cualquier político decente se sentiría avergonzado. Pero que para el Rajoy y el Partido Popular es un éxito porque, en realidad,  ese era su objetivo. Esa ha sido su única verdad el resto una suma de mentiras de las que habrá que seguir hablando en esta campaña electoral que ahora empieza.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails