viernes, 5 de junio de 2015

¿De quién es la culpa?

El pasado 3 de junio dimitió en bloque la dirección de IUCM por los desastrosos resultados en las elecciones municipales y autonómicas . Como siempre el responsable es el maestro armero. Para mi no hay un único responsable de la situación que padece IUCM y el resto de Izquierda Unida. Hay muchas responsabilidades compartidas.

Yo creo que el desastre electoral de IU viene de la permanente incapacidad de la organización de adaptarse con agilidad a los nuevos tiempos. Cuando lo hace ya es demasiado tarde. El primer gran error fue, cuando estábamos en la cresta de la ola, no entender que el tiempo de elegir nuestros candidatos a la manera tradicional había pasado. Imponer, desde la dirección federal, a un candidato al parlamento europeo que solo representaba a la vieja guardia, en lugar de abrir un proceso abierto a la ciudadanía, o al menos a la militancia, para elegirlo, fue el error que ahora estamos pagando con creces. Porque IU había estado en la vanguardia de la lucha contra las políticas de los recortes sociales, económicos y políticos del Partido Popular. Pero desaprovechamos un momento en que las ansias de participación de la ciudadanía en la política estaban en su punto álgido. Otros aprovecharon  mejor que nosotros esa oportunidad. Después ya nada fue igual.

Responsabilidad tienen quienes no entendieron que tenían que asumir su responsabilidad por el caso de la tarjetas black de Bankia. En lugar de eso incrementaron su ya tradicional enfrentamiento con la dirección federal de IU. La responsabilidad política no es algo que hay que exigir al contrincante político, sino que se ha de asumir cuando a uno le llega el momento. Esos que se negaban a asumir su responsabilidad política, luego, quizá con razón, se la exigían a Tania Sánchez. Un caso claro de incoherencia e hipocresía política.

Responsabilidad tienen quienes tras el éxito en las primarias madrileñas de Tania y Mauricio, se dedicaron a ningunearlos, en lugar de aprovecharse del tirón mediático del momento para relanzar las opciones electorales de IU. Como también, ante la dimisión del coordinador general Eddy Sanchez, en lugar de convocar una asamblea extraordinaria se sacaron de la manga una dirección colegiada para evitar que el reflujo del los resultados de las primarias, les alejara del la dirección de IUCM.

Responsabilidad tienen quienes ante esta situación deciden retirarse de los órganos de dirección de IUCM, haciendo dejación de las tareas para las que fueron elegidos y llamando al no reconocimiento de la organización de IU en Madrid. No se trabaja por la unidad de la izquierda, fraccionando las organizaciones políticas de la izquierda y sobre todo, una decisión que fragmenta IUCM no puede ser decidida de manera unilateral por un reducido núcleo dirigente.

Responsabilidad tienen quienes como Tania no supieron aguantar la presión interna y a la primera de cambio tira la toalla y abandona para "trabajar por la unidad de la izquierda". Que se pensaba que el camino a la presidencia era un camino de rosas. Pues no. Y responsable son quienes, desde IUCM, filtran a la prensa medias verdades que son utilizadas para desperdiciarla. Como responsables son quienes montan referéndums sin garantías democráticas alguna, solamente para poder justificar sus acciones políticas. Unos para deseligitimar la convergencia electoral sobre la que se llevaba trabajando muchos meses y otro para salir corriendo hacia un proyecto distinto al de IU.

Responsabilidad tienen quienes ante la ausencia de candidatos la comunidad y al ayuntamiento de Madrid, deciden nombrarlos ellos mismos en lugar de convocar nuevas primarias, cuando todavía había tiempo para hacerlas. Es el pensamiento de quienes opinan que las primarias valen si la gano yo. No vaya a ser que hagamos otro experimento y me resulte fallido de nuevo.

Responsabilidad tienen quienes posibilitan y firman manifiestos que piden el voto para otra candidatura que no es la suya. Concejales, cargos públicos, candidatos de IU, responsables políticos de federaciones y de la dirección federal de IU que anteponen la defensa de su personal proyecto político en IU, frente la defensa de los intereses de la ciudadanía. Si esto no hubiera sucedido es muy posible que hoy no estuviéramos a la defensiva en la Comunidad de Madrid y sí discutiendo como se gobierna esta comunidad desde la izquierda. Es el terrible sino de IU, el cainismo. Preferir que si no es mi posición la que lidera el cambio, me da igual que la derecha siga gobernando e imponiendo sus recortes.

Resumiendo, no se puede usar como arma arrojadiza, contra el que internamente opina diferente, el desastre de IU en la comunidad de Madrid y en el conjunto del estado. Porque las responsabilidades son compartidas. Unas más gordas que otras, pero lo cierto es que nuestros dirigentes políticos en IU no han estado a la altura que las circunstancias exigían. Y no cabe seguir tensando la cuerda. Ante esta situación de deterioro político solo cabe el dialogo, el tender puentes y asumir responsabilidades políticas, cada cual a su nivel. Pero me temo que ya sea demasiado tarde porque el nivel de desencuentro es tal que pocos están dispuestos a reconocer los errores cometidos.

No quiero que se piense que soy equidistante. Estoy a favor de la convergencia política porque, mas en estos momento, es la única manera de poder desalojar del poder al Partido Popular y llevar a acabo el cambio político que la sociedad española demanda. Y porque después de los graves errores políticos cometidos en los últimos tiempos, IU puede quedar reducida a la irrelevancia institucional en las próximas elecciones generales. El proyecto de IU no está acabado, como algunos interesadamente pretenden hacernos ver, pero necesita una profunda adaptación a los nuevos tiempos políticos que se están viviendo en el país. Pero la convergencia política no significa perder nuestra identidad, ni nuestra ideología, ni nuestros posicionamientos políticos. Significa unir las fuerzas de la izquierda en un programa común para echar del poder a la derecha y sin que ninguna de esas fuerzas pierda su identidad, ni se disuelva bajo el paraguas de otra. Ese es el gran debate que nos debe preocupar en estos momentos en IU.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails