miércoles, 23 de julio de 2014

La deriva totalitaria del Partido Popular

Los falsos demócratas del Partido Popular tienen un sentido muy peculiar de la democracia. Esta solo les vale si es útil para mantenerse en el poder. Si las reglas del juego no les sirven para cumplir ese objetivo, se cambian a mitad del partido y se quedan tan frescos.

Están muy preocupados y han empezado a sentir el miedo en el cuerpo. Saben que la indignación de la ciudadanía está adquiriendo  tintes insospechados y que ni siquiera sus mentiras sobre la falsa recuperación económica puede que les sirva para mantenerse en el poder. Los resultados de las pasadas elecciones europeas han saltado todas las alarmas en Génova y ante eso han activado el plan B, cambiar lar reglas de juego a mitad del partido para conseguir mantenerse en el poder.

Ya han puesto en marcha una de las medidas para mantenerse en el poder, reducir el número de diputados en Castilla la Mancha. Las otras, elección directa de los alcaldes y la modificación de las normas electorales de las comunidades donde gobiernan, están en proyecto. Lo más grave es que todo se hace sin consenso, imponiendo unas normas que solo a ellos benefician y con el hipócrita argumento de la regeneración democrática.


María Dolores de Cospedal  justifica pasar de 53 a 33 diputados como una medida de regeneración democrática y de ahorro para reducir el déficit de la comunidad manchega. Pero como es costumbre en el Partido Popular nos engañan, porque ni es ahorro ni es regeneración democrática. Con la reducción de diputados y la eliminación de los salarios de la oposición  el ahorro sería de 1,5 millones de euros al años, mientras que, solo en 2012, el incremento de cargos de confianzas y puestos de designación directa supuso un incremento de 36 millones, es decir un incremento del 88,7% con respecto al año anterior. Por tanto una ligera reducción de los cargos de confianza (2,2%) serviría para compensarla reducción de diputados y salarios.

El problema es otro, se trata de establecer una norma electoral que posibilite conservar un poder que los electores le niegan. Porque con la actual composición de las cortes manchegas el P.P. perdería la mayoría absoluta pero con la reducción y la partidista distribución de los escaños por las provincias el P.P. conservaría, de manera pucheril, esa mayoría. De lo que se trata es de imposibilitar que las minorías puedan tener oportunidad de entrar en el parlamento manchego. De lo que se trata es, mediante la eliminación de los salarios de la oposición, que esta pierda la posibilidad de ejercer el control democrático al gobierno popular. En definitiva es dar un golpe de estado democrático en las cortes manchegas.

Otro tanto pasa en la comunidad de Madrid, donde el gobierno del partido popular pretende dividir la comunidad en 43 circunscripciones que elegirían cada una un diputado por sistema mayoritario. De esta manera solo los partidos mayoritarios tendrían opción al reparto de esos 43 diputados y de esa forma el P.P. se podría asegurar una mayoría que los ciudadanos aquí también les niegan. De nuevo aquí también se pretende utilizar una mayoría para imponer una norma que solo benéfica al P.P. 

La tercera pata de esta deriva totalitaria del P.P. es la elección directa de los alcaldes, que ya expliqué en mi entrada La elección directa de alcaldes ¿es regeneración democrática? . El P.P. pretende, ante la posibilidad mas que cierta de un severo batacazo en las próximas municipales, que se elegido directamente alcalde el candidato de la lista mas votada. Estos tres aspectos constituyen el ataque mas grave a la democracia representativa desde la restauración de la democracia en España.

El Partido Popular, que últimamente recuerda un día si y el otro también que Hitler llegó al poder a través de unas elecciones democráticas, pretende perpetuarse en el poder mediante la modificación de las reglas del juego solo en su exclusivo beneficio. Un modificación que se hace sin haber sido objeto de debate en la campaña electoral ni entrar dentro de sus propuestas programáticas y lo que es más grave sin consenso con el resto de los partido. Con esta medida el Partido Popular va a ir de pucherazo en pucherazo para instaurar una dictadura democrática en todo el estado. Si Hitler llegó al poder mediante unas elecciones democráticas, el Partido Popular pretende mantenerse en el poder mediante reformas electorales que unicamente a ellos les beneficia, marginando a una parte importante de la ciudadanía que opta por opciones minoritarias pero que tienen aspiración y posibilidades de controvertirse en mayoritarias. Eso es implemente la antesala del fascismo.

En un claro ejemplo de desvergüenza y desfachatez nos pretenden vender sus propuestas como ejemplo de regeneración democrática. No se mejora la política recortando derechos políticos, sino echando de la política a los políticos corruptos, incompetentes, incoherentes y deshonestos, con más democracia participativa y menos democracia representativa y con mayor posivbilidad de control de la ciudadanía de sus representantes. Y en esto los ciudadanos tenemos una gran responsabilidad, reeligiendo con nuestro voto a políticos corruptos o que no cumplen sus propuestas electorales.
 
Regeneración de la política y los políticos si, pero no a costa de recortar los derechos políticos de la ciudadanía ni de los partidos minoritarios.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails