jueves, 27 de diciembre de 2012

La culpa es de los huelguistas, no de los recortadores

Que facilidad tienen los ineptos políticos que nos gobiernan para echar balones fuera y buscar culpables ajenos a sus decisiones. En esto los dirigentes del P.P. son hábiles manipuladores.

Dice el Presidente de la Comunidad de Madrid. Ignacio González, que va siendo hora de que alguien que tenga la competencia regule el ejercicio de la huelga porque se “está abusando” de este derecho de manera “insolidaria e injusta”. Que casualidad que siempre que el ejercicio de este constitucional derecho empieza a hacer efecto, viene algún iluminado con la ocurrencia de que hay que regular este derecho. Regular la huelga es solo un eufemismo con el que se pretende tapar las verdaderas intenciones, recortar el derecho a la huelga.

derecho-huelga Como buen aprendiz de Goebbels, ministro de Información nazi, no hace sino manipular la realidad pretendiendo hacer culpables de un situación a los que solo son  las victimas de ella. Porque no son responsables del deterioro de la sanidad, el transporte público o la televisión madrileña quienes solo hacen defenderse de las agresiones que el gobierno del Partido Popular les impone.

No son los médicos ni el resto de los profesionales sanitarios los culpables de los retrasos de las operaciones y pruebas diagnosticas retrasadas. Son Ignacio González y el P.P. los responsables de esta situación por pretender desmantelar la sanidad madrileña y entregarla a precio de saldo a sus amigos. Los profesionales sanitarios solo hacen defender un modelo sanitario público eficiente y que es pagado por todos los ciudadanos.

No son los trabajadores de Telemadrid los responsables de que la cadena esté en negro de manera indefinida. Son Ignacio González y el P.P. los que niegan el derecho a la información a los madrileños, una información partidista al convertir Telemadrid en una televisión de partido en lugar de una televisión al servicio de la información de los madrileños. Cuando para poder malvender una televisión pública es necesario despedir a toda la plantilla a excepción de los enchufados del Partid Popular, los trabajadores del ente tienen todo su derecho a defenderse ante tan tremenda agresión.

No son los trabajadores del Metro de Madrid los responsables de que los madrileños no disfruten de un medio de transporte de calidad. Son, también, Ignacio Gonzalez y el P.P. los responsables de esta situación al pretender imponer a unos trabajadores que no son funcionarios públicos, condiciones contrarias a las pactadas en su convenio colectivo. O deteriorar el servicio de Metro eliminando trenes y reduciendo horarios, sentando las bases para una posible privatización.

No son los trabajadores de los servicios públicos madrileños los que se rebelan con la dictatorial manera de gobernar del P.P. sino que es la mayoría de la ciudadanía madrileña la que se rebela contra estos déspotas, como así lo demuestra el respaldo que están dando a sus movilizaciones.

La huelga es un derecho constitucional del que los trabajadores hacen siempre un uso responsable de la misma y más en esta ocasión en lo que lo único que se pretende es defender un servicio publico de la voracidad de unos políticos que solo lo ven como una oportunidad de negocio para sus amigos. Porque a ellos, el P.P., son los únicos a los que nos les importa ni la salud, ni el derecho a la información o el derecho a la movilidad. Con la excusa de la crisis económica recortan derechos a los trabajadores y a los ciudadanos para imponer su programa ideológico en lugar de defender y mejorar los servicios públicos que tanto esfuerzo ha costado implantar.

Hoy el P.P. en la Comunidad de Madrid ha impuesto su rodillo parlamentario y ha aprobado definitivamente los presupuestos de la comunidad y con ello la privatización de parte de la sanidad pública madrileña. No ha habido dialogo a pesar del esfuerzo de propuestas alternativas realizadas por sindicatos y organizaciones medicas. No ha  habido dialogo porque no se ha querido que haya dialogo. Porque el desmantelamiento y privatización de los servicios públicos madrileños es una objetivo ideológico del P.P. Las huelgas y movilizaciones de los trabajadores y la ciudadanía es solo la respuesta a una agresión  premeditada del P.P. y por tanto las consecuencias de las mismas solo es responsabilidad de la intransigencia de sus dirigentes.

No se solucionan los problemas restringiendo los derechos constitucionales de las personas, sino dando respuesta a las demandas de la ciudadanía. Lo contrario es solo un intento de llevarnos hacia un estado totalitario que recorte nuestros derechos civiles y políticos.

Salud, República y Socialismo.

3 comentarios:

María A. Marín dijo...

Como que estoy leyendo el libro de Ken Follet "El invierno del mundo" y me está recordando el comienzo del mismo, cuándo los camisas pardas alemanes allá por los años 30, a todo lo que nos está ocurriendo en este país.
Con lo combativos que han sido y son los madrileños ¿cómo es posible que hayan llegado a tener a esos infames gobernándolos? Yo creo que no se los merecen, no.

Espero que el 2013 nos traiga mucha cordura y honradez que hacen mucha falta.

¡Feliz año amigo!

Antonio Rodriguez dijo...

María,
Nadie se merece unos gobernantes como los del Partido Popular, porque no velan por los intereses de los ciudadanos sino de la castas sociales a las que verdaderamente representan, las grandes empres y grandes fortunas.
Esperemos que en 2013 la conciencia social de los españoles siga subiendo y la oscura noche del P.P. se acabe mas pronto que tarde.
¡Feliz año nuevo amiga María!

RGAlmazán dijo...

Estos van a saco y me temo lo peor. Están elaborando una ley de huelga en la sombra y la querrán imponer. Lo único que nos faltaba.

Salud y República

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails