martes, 18 de diciembre de 2012

La sanidad, un derecho universal

El Partido Popular acaba de recibir un serio varapalo del Tribunal Constitucional al  avalar la decisión del Gobierno Vasco de dar atención sanitaria a los inmigrantes sin papeles.

Y es que  la argumentación del TC no puede ser más sensata y de sentido común. El primer punto de sensatez, lo pone el TC cuando afirma que la “conveniencia de evitar riesgos para el conjunto de la sociedad, y la importancia de mantener el derecho a la salud y a la integridad física de las personas no pueden verse desvirtuadas por la mera consideración de un eventual ahorro económico”. Es decir que la salud de las personas está por encima de los bastardos intereses económicos con los que el P.P. justifica la medida.

Y el segundo punto de sensatez  se refiere a que “la no atención de este colectivo (los inmigrantes sin papeles) repercutiría en su salud individual y también en la prevención de la propagación de determinadas enfermedades infecto-contagiosas, afectando directamente a la salud de toda la sociedad". Aunque solo fuera por un punto de vista egoísta, la atención sanitaria de los sin papeles genera mas beneficios que perjuicios a la sociedad española. Es cierto que algunos inmigrantes son portadores de enfermedades contagiosas que ya están erradicadas en países desarrollados como el nuestro. No poner freno mediante la atención sanitaria conveniente podría tener como consecuencia el rebrote de enfermedades ya erradicadas y la justificación del ahorro que argumentan los dirigentes populares dejaría de tener sentido.

sanidadSinPapeles La idea de dejar a los sin papeles fuera de la sanidad pública solo obedece a un planteamiento xenófobo y racista del P.P. Los beneficios que se obtienen teniéndoles dentro del sistema publico de salud sobrepasan con creces los posibles inconvenientes. Hay estudios que evidencian que el impacto en el gasto del acceso a las urgencia es mayor del que se produciría si se siguen atendiendo en la  en la atención primaria. Es evidente que una enfermedad  atendida en fase inicial genera menos gastos que cuando está en un estadío mas avanzada. Por no hablar del beneficio social que se obtiene al impedir la propagación de enfermedades contagiosas.

Por eso no es entendible la cerrazón del Partido Popular en este tema. A pesar de que el TC avala la atención sanitaria universal para el colectivo de inmigrantes sin papeles, siguen en sus treces. Con una desfachatez fuera de lugar manifiestan que la tarjeta de “sin papeles” no valdrá fuera de Euskadi y continúan negando la mayor. “La intención del ministerio no ha sido quitar la asistencia a nadie. Lo que ha hecho ha sido regular la condición de asegurado y ha dicho quién puede tener tarjeta y quién no". ¿A quienes pretenden continuar engañando? El tener tarjeta o no significa tener asistencia sanitaria publica o no, porque para pagar una tasa, impagable por los sin papeles, ya están las mutuas privadas.

Al menos el auto del TC refuerza las posiciones de las autonomías que se negaron a retirar la tarjeta sanitaria a los sin papeles o otras, algunas del P.P., que se han buscado recovecos para poder seguir dándoles asistencia sanitaria.  Y de paso anula las indecentes argucias con las que el Partido Popular justifica la eliminación de la sanidad universal.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

METALUM dijo...

A las elites financieras se la suda la salud de las personas. Siempre es lo mismo.

RGAlmazán dijo...

Pero, ¿por qué no se presentan desde las instancias oportunas, recursos de inconstitucional del mismo asunto en el TC, en las Autonomías donde se ha impuesto esta vergüenza? ¿Es que no se ganaría? No entiendo por qué no se hace ya.

Salud y República

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails