sábado, 2 de abril de 2011

Es la economía, estúpido

2 de abril de 2011
Esta frase que se hizo famosa en la campaña electoral de Bill Clinton contra George Bush padre, es lo que debería tener en cuenta el PSOE de cara a las próximas elecciones generales.

Hoy el presidente Zapatero ha hecho el anuncio de que no volverá a ser candidato en las próximas elecciones generales, con la vista puesta en que un nuevo candidato o candidata pueda hacer superar las dificultades por las que pasa actualmente el PSOE y haga posible la difícil remontada. Es un error la dificultades electorales del PSOE no provienen de la actual mala imagen de Zapatero.

¿Alguien piensa que el descontento con el PSOE se debe a que a los españoles les caiga mal Zapatero? El problema es un problema global, de política, no de personas. El problema es la política económica y social desarrollada por el PSOE desde que se inició la crisis económica. El problema son los permanentes bandazos dados por el PSOE desde el inicio de la crisis. El problema es la obsesión del PSOE por cargar sobre la espalda de los más desfavorecidos las consecuencias de la crisis económica. El problema es que el PSOE no ha sido lo más mínimo receptivo a las demandas de los parados, los funcionarios, los pensionistas, los jóvenes y en general la clase trabajadora. El problema es que el PSOE ha hecho oídos sordos a las peticiones de la izquierda, los movimientos sociales y los sindicatos para que la salida a crisis tuviera un carácter social. El problema es que los trabajadores no olvidarán que Zapatero prometió una salida social y en su lugar ayudó a los que provocaron la crisis y se olvidó de los más desfavorecidos.

En definitiva el problema es que el presidente solo ha sido el vocero de esa política, quien la ha puesto en práctica, pero el PSOE en su conjunto ha poyado sin fisura, sin voces discrepantes, desde la primara hasta la última media tomada por el gobierno de Zapatero.

Poco importa que el candidato o la candidata en las próximas elecciones generales no sea Zapatero, porque ese candidato o candidata es tan cómplice de las políticas llevadas a cabo por el gobierno socialista como el mismo Zapatero. ¿Qué credibilidad podrían tener Rubalcaba o Carmen Chacón si durante la campaña electoral se desdicen de lo que ellos mismo han apoyado y aplicado? Es que acaso cambiarían la reforma laboral, la reforma de las pensiones y los recortes salariales o laborales.

Un nuevo candidato o candidata no va a poder evitar hecatombe electoral del PSOE, como mucho podrá amortiguar sus efectos, pero la hecatombe de la izquierda si la pueden evitar los ciudadanos haciendo que el descontento socialista no se vaya a la abstención o gire a la derecha. La situación no pasa por una victoria de la derecha, que solo va a profundizar en las desigualdades sociales que ha impuesto el PSOE, la solución pasa por un parlamento más a la izquierda del PSOE. 

Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

Felipe dijo...

Llevas toda la razón.No se trata de personas sino de políticas.

De lo que no estoy seguro,Antonio,es si la UE,el BCE,el FMI y la madre que los parió hubiesen aceptado otro tipo de política no neoliberal.

Saludos

ana dijo...

Estoy de acuerdo contigo, por supuesto, el asunto no es que Zapatero caiga mal o bien, el asunto es que no ha sabido gestionar la crisis y ha recortado a los qque ya estabamos recortados, olvidando como dices, a los más desvaforecidos, si el PSOE no cambia el rollo, van de culo al abismo.

besitos

Ciberculturalia dijo...

Nos van a atosigar con los candidatos sin hablar de su programa. Claro que también sabemos que el cambio de caras, nada supondrá. Las mismas políticas conservadoras que tanto daño han hecho. Lamentablemente, será así.
Un beso

Daalla dijo...

Completamente de acuerdo. Lo peor será que la gente se quede en casa y no vote. Necesitamos un parlamento más de izquierda, desde luego, para que el PSOE vuelva, si puede, a recuperar sus esencias.
Salud y República

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails