sábado, 23 de febrero de 2008

Pizarro con el culo al aire

El que se presentó como la gran esperanza del P.P. para pilotar la política económica, se ha desfondando a la primera de cambio. No ha durado ni un asalto.

Pizarro ha demostrado lo único que es: un tiburón de las finanzas, un especulador de la bolsa y un empresario que se aprovecha de su situación en la empresa para enriquecerse. Lo de la política es otra cosa, ahí ha demostrado que solo es un advenedizo, porque el arte de la política no se aprende en un cursillo acelerado en la FAES.

Nadie lo pone en duda Solbes pasó por encima de Pizarro como una locomotora. Todos los medios de comunicación, excepto La Razón, confirmaban la derrota de Pizarro, hasta en los círculos empresarios se admitía la victoria de Solbes en el debate. De no ser así ¿hubiera estado tan calladito Rajoy? Evidentemente no, al día siguiente del debate habrían celebrado a bombo y platillo el acontecimiento y nos continuaría machacando con su mensaje catastrofista de la economía española. Seguro que a Pizarro no le recibieron en Génova con aplausos como lo hicieron con Solbes en el Consejo de Ministros.

Al margen de la derrota de Pizarro lo que quedó en evidencia fue la mentira sobre la catastrófica situación de la economía española, que el P.P. viene divulgando desde hace meses. Cada una de las mentiras demagógicas de Pizarro fue contestada con la contundencia de los datos que expuso Solbes. El advenedizo Pizarro llegó al debate cargado de argumentos demagógicos, latiguillos fáciles y respuestas groseras y se olvidó que la economía se defiende fundamentalmente con cifras y datos objetivos. Una cosa es dar un discurso en un Consejo de Administración o en una Junta de Accionista, donde nadie te va a contradecir y otra pretender sostener una mentira casi exclusivamente con chascarrillos.

Como alguien que pretende ser el próximo Ministro de Economía, cuando el oponente le pregunta: ¿como se van a compensar los 30.000 millones de euros que se dejaran de ingresar con la reforma fiscal del P.P.?; Pizarro contesta con tonterías: no arreglar el piso del Ministro de Justicia, eliminar el Ministerio de Vivienda, no dar dinero a los terroristas o la eliminación de la oficina económica del Presidente. Esa es una respuesta que insulta a la inteligencia. Y solo hay dos justificaciones a esa respuesta. Una que tenga razón Solbes y que la alternativa sea reducir el gasto social y dos que Pizarro no tenía respuestas. Cualquiera de las dos evidencian que Pizarro no está a la altura de las circunstancias y que el programa económico del P.P. es puro electoralismo.

Yo quiero reconocer que me divertí. Hacia tiempo que no me divertía en una debate; pero el patetismo reflejado en el rostro de Pizarro cada vez que Solbes le desmontaba con datos y argumentos sus demagógicos latiguillos, a mi me producía una verdadera satisfacción, el ver como se caía toda la argumentación del P.P. sobre la economía española.

No voy a defender la política económica del PSOE, porque no soy votante del mismo, pero al menos te queda la satisfacción de ver como ha quedado evidente que la solidez de la economía de los últimos cuatro años, es superior a todo el periodo del gobierno del Partido Popular. Se ha desmontada otra gran mentira.

Y además espero que eso tenga incidencia entre los votantes indecisos y votantes del P.P. y que este partido sea castigado en las urnas por pretender ganar a través de una gran mentira. Cuantos más votos pierda el P.P. más poder para la izquierda transformadora. Y el próximo lunes la segunda parte y como dice el refrán, cuando las barbas de tu vecino veas contar, Rajoy pon las tuyas a remojar.

Salud, República y Socialismo

8 comentarios:

ceronegativo dijo...

cuidado... los enemigos de mis enemigos ¿son mis amigos?

Salud y república

mitxel dijo...

o sea, que usted se cree lo de que aquí nos toca a medio pollo y a media sardina por barba... pues va a ser que no.

Mogul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
m.eugènia creus-piqué dijo...

Yo empecé viendo el programa pero cambié de canal pronto pues al no entender nada de nada se me hacía muy pesado,pero sí he leído que Solves le dió cuarenta mil vueltas.
Pizarro ha sido una cagadita de Rajoy y con el tiempo se dará cuenta si no es que lo haya vito ya.

RGAlmazán dijo...

No ví el debate. Mi boicot personal a Antena 3 me lo impidió. Sí, parece que ganó Solbes y me alegro. Lo triste es que tenga que haber estos debates que resumen la política a una dicotomía irreal, pero cada vez más cercana, como es el bipartidismo.
Desgraciadamente, parece que no hay sino PSOE y PP.
La segunda parte, la veremos el lunes, y lástima que hayan discriminado a Llamazares que sería el que más se separara de las propuestas comunes.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Si considerásemos al PSOE nuestro enemigo ese razonamiento sería cierto, pero creo que el PSOE no es el enemigo; el enemigo es el P.P. El PSOE en todo caso es nuestro adversario político, si nó no estaríamos gobernando con ellos en ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Por eso digo que sería una tragedia para el país que el P.P. ganara las elecciones. No reconocer nuestras propias limitaciones es querer mirar hacia otro lado.
Aquí nos va a tocar lo que seamos capaces de cosechar. Nadia va a regalar nada a IU. Pero cada voto que pierda el P.P. será una posibilidad menos de que ganan las elecciones. Y esos votos que pierda el P.P. que los gane quien mejor sepa hacerlo. Yo solo trato, en mi comentario, de segar la hierba bajo lo pies del P.P.
Efectivamente, Rafa, desde la ley electoral hasta la campaña en los medios está diseñada para favorecer el bipartidismo. Y mientras no haya una cuña importante de un tercero los partidos mayoritarios no van a ceder en sus posiciones. Por tanto también es nuestra responsabilidad romper con esa dinámica. ¿Cómo? Yo no lo sé. Pero o encontramos una formula o lo vamos a tener muy difícil.
Salud, República y Socialismo.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

La diferencia entre Solbes y Pizarro fue abismal a favor del primero. Sin duda.
Saludos,
Diego

Paco dijo...

No es lo mismo ser un servicio público que servirse de lo público. Pizarro entiende bastante de lo segundo. Miedo da pensar que este personaje pueda ser ministro de TODOS los españoles.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails