miércoles, 29 de marzo de 2017

La injusticia de la justicia

Un año de cárcel y una vida destrozada por 13 tuits sobre Carrero Blanco, expresidente del gobierno de la dictadura franquista. En un país que se dice democrático. 

Nos quieren volver locos. España se está volviendo un país de locos, donde solo los corruptos y los delincuentes de guante blanco se puede sentir seguros ante las injusticias. Esto no es un problema de jueces que aplica de manera torticera la legislación. El problema es de quien aprueba una legislación que permite a determinados jueces cargar sobre los mas débiles todo el peso de la ley. Unos jueces y fiscales que son blandos con lo poderosos pero tremendamente fuertes contra los débiles. 

El gobierno del Partido Popular en su paranoia para reducir la contestación social, ante las políticas de recortes y  austeridad impuestas con la excusa de la crisis, modificó el Código Penal para que se metiera el miedo en el cuerpo a los trabajadores y ciudadanos de a pie a través de la amenaza de sanciones administrativas o penas de prisión por el simple hecho de criticar y defenderse de las políticas antisociales del PP. El resultado ha sido la persecución del "delito" de libertad de expresión, encarcelamiento de dirigentes sindicales y sociales y utilización partidista de la fiscalía del estado. 

Es una ironía que sea precisamente ahora cuando, en España, hay  menos violencia terrorista, se esté encausando y condenando a más personas por delito de apología del terrorismo que cuando el terrorismo era un peligro real en este país. Pero además son algunos jueces los que aplican sus criterios personales al juzgar situaciones similares, lo que pone en evidencia que es ese criterio de ellos lo que determina lo que es delito y lo que no lo es, a pesar del literal de la ley. A Guillermo Zapata se le absuelve del delito de apología de terrorismo mientras que a Casandra Vera se la condena a un año de prision y a la reducción de sus derechos civiles, en casos prácticamente iguales. O que los insultos de Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, hacia las víctimas del franquismo las archive la fiscalía 

Pero además en el caso de Cassandra Vera concurren otros aspectos. Por un lado, una de las nietas de Carrero Blanco dijo públicamente que consideraba “desproporcionada y un absoluto disparate la decisión de la fiscalía de la Audiencia Nacional de pedir dos años y medio de cárcel y tres de libertad vigilada para Cassandra Vera". Y por otro lado la contradicción de perseguir una ofensa hacia alguien asesinado hace más de 40 años y que durante ese tiempo hayan sido numerosos los chistes o bromas que se han hecho sobre ese asesinato sin que se haya procedido judicialmente contra nadie por ese hecho. Tip y Coll o Juan Luis Cebrian están entre los ilustres personajes que se han atrevido a hacer chiste de ese asesinato sin que haya pasado nada . 

Estamos ante una involución democrática promovida por el Partido Popular con el único objetivo de amordazar y atar de pies y manos las protestas de la ciudadanía. Porque sí hablamos de apología del terrorismo hay otras cosas peores que pueden llegar a calificarse como terrorismo de estado. Como habría considerar el que las políticas de un gobierno hagan que muchos ancianos tengan que decidir entre comer o tomarse la medicación, que personas se suiciden por no sufrir la vergüenza de ver expulsadas de sus casas porque el gobierno protege a los bancos en lugar de las personas o que personas pierdan la vida al no tener una atención medica adecuada a causa de los recortes de un gobierno austericida. 

Para este gobierno hay víctimas y víctimas, unas que merecen respeto y otras que no. Las de la dictadura franquista no merecen ningún respeto, las de sus ejecutores si. No olvidemos que Carrero Blanco fue cuando menos complice de los crímenes  de la dictadura franquista. Llegó a ser presidente del gobierno de Franco. Y por si alguien no se acuerda se le apodó como "Carnicerito de Málaga" por su implicación en la represión franquista en Málaga durante al guerra civil. 

Con demasiada frecuencia se evidencia que en España la justicia no es igual para todos y que algunos jueces y fiscales tratan de manera desigual a infantas floreros, políticos corruptos, delincuentes de guante blanco que a tuiteros, titiriteros, sindicalistas y defensores de los derechos civiles y sociales. De nuevo la España de charanga y pandereta.

Salud República y Socialismo.

1 comentario:

StM[] dijo...

¿Para cuándo una buena denuncia en un juzgado civil y adecuado sobre las palabras que van soltando obispos y arzobispos; o como aquellas que dijo uno de ellos sobre los niños discapacitados y el pecado de sus padres? ¿No ofenden a nadie, no se sienten ofendidos los padres de estos niños/as?

Caray, con pedir disculpas y echar unas lágrimas ya lo tienen arreglado...
¡¡País!!!


Unas buenas denuncias a estos que visten sotanas y veríamos a ver cómo respiran y de qué pie cojean en los tribunales superiores, supremos y audiencias; fiscales incluidos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails