lunes, 18 de abril de 2016

Pablo Iglesias satisfizo su ego

Pablo Iglesias de nuevo en olor de multitudes, como a él le gusta. ¿Alguien pensaba que existía la más mínima posibilidad de que ese referéndum no se ganara por goleada? Era como elegir entre susto o muerte.

Ya sabemos que los adscritos a Podemos prefieren un gobierno de centro izquierda a un gobierno de centro derecha. Toma, y yo. Y el 99,99% de las gentes de izquierda de este país. Ya, pero ¿ahora que? Ahora solo falta encontrar al culpable de esta situación. Seguro que la culpa será del chachachá.

Pero aqui la culpa la tienen todos (C's, PSOE y Podemos), porque desde el principio se hicieron la cosas mal. Parece que nadie se paró a pensar que lo importante en esta ocasión era que el Partido Popular no volviera a gobernar este país. Que no se podía permitir que el partido de la corrupción, la mentira y los recortes fuera quien dirigiera de nuevo el destino de la ciudadanía española. Y parece que nadie se paró a pensar que en cuanto alguno de los tres partidos se pusiera a poner chinitas en las ruedas, no era posible formar un gobierno. Y parece que nadie se paró a pensar que cuando se tiene entre un 15 y un 20 % de representación parlamentaria, ninguno está en posición de ponerse muy exigente con sus lineas rojas.

Digo que las cosas se hicieron mal desde el principio porque no es muy lógico que quien tiene el encargo de formar un gobierno negocie un acuerdo de gobierno solo una parte de sus posibles aliados, C's. Y no es muy lógico, tampoco, que los firmantes de ese acuerdo (PSOE y C's) pidan, en nombre de la gobernabilidad del país, a la tercera pata que soportaría ese gobierno (Podemos) que apoyen ese acuerdo sin tener encuenta  al menos una parte del programa  de ese tercero. ¿Que hubiera pasado si el acuerdo hubiera sido entre PSOE y Podemos, sin tener en cuenta el programa de C's? Pues que estos últimos hubieran dicho que no. No se puede llegar aun acuerdo con una parte y luego pedir a la otra que se adhiera al mismo sin tener en cuenta una parte del programa del que está fuera del acuerdo.

Pero Podemos y Pablo Iglesias  tampoco lo han hecho bien. Primero porque no se puede salir del encuentro con el monarca poniendo en primer lugar las exigencia de no se cuantos ministerios. Porque ese es pretender empezar la casa por el tejado. Primero hay que llegar al acuerdo programático, luego decidir que tipo de gobierno lo va a desarrollar y en último lugar como se reparten los sillones. Segundo porque si de verdad se quiere el acuerdo lo que hace falta es menos postureo, menos ruedas de prensa para decir lo obvio y más disposición a negociar. Por ejemplo nombrando una comisión negociadora y poniendo por delante cuales eran los puntos programáticos a negociar. Haber generado presión e mal PSOE.

Pero el tiempo pasaba y solo negociaban PSOE y C's. Primero porque Pedro Sanchez estaba preso de sus barones que le negaban la posibilidad de negociar con Podemos, mientras ellos si negociaban con esa organización en sus territorios. Y segundo porque conseguir un acuerdo era la tabla de salvación de un Pedro Sanchez, al que muchos en su partido ya estaban segándole la hierba bajo los pies. Y porque el tercero en discordia, Pablo Iglesias, preferías las portadas de prensa a las mesas de negociación.

Pero volvendo al principio, montar un referéndum, del que se sabía con absoluta certeza cual iba a ser su resultado, sin siquiera iniciar una verdadera negociación donde se hubiera puesto en evidencia, o no, la falta de voluntad política de llegar a acuerdo de PSOE y C's; era tan solo un brindis al sol. Una maniobra de distracción para que el tiempo pasara. 

Ahora ya, me temo, que no queda tiempo. A no ser que Pedro Sanchez ponga en primer lugar sus ambiciones políticas y se entregue con armas y bagajes a Podemos y rompa el acuerdo con C's. Si hay que repetir las elecciones, los electores pasaran factura a la izquierda que no ha sido capaz de entenderse para formar un gobierno de cambio y entonces, por desgracia, es posible que el partido de la corrupción, la mentira y los recortes salga favorecido sin haberse siquiera despeinado. Solamente porque sus votantes son insensibles a la corrupción. Esperemos que no tengamos que decir el 27 de junio, gracias Pablo Iglesias, gracias Pedro Sánchez, por no haber cortado el paso al gobierno de los corruptos, la mentira y los recortes.

Salud, República y Socialismo.

1 comentario:

Fanny Sinrima dijo...

Estoy bastante de acuerdo con tu análisis. La izquierda, aunque se dice nueva, sigue los patrones viejos de enfrentamientos, de protagonismos personales, incapaces de poner en común un proyecto. Cualquier diferencia es excusa para enfrentarse entre ellos.La izquierda siempre ha estado fraccionada en grupos y grupúsculos que se atacan entre sí con más dureza que al verdadero enemigo.
Y ahora, con la posibilidad de protagonismo que dan las redes sociales y los platós de TV, ya es el colmo de la vanidad por encima de todo.
Quizá haya que superar eso de derecha-izquierda, pues la oposición está también en las izquierdas, cosa que no ocurre en las derecha de este país.Veamos como Podemos utiliza estos términos según le convenga. Hablan incesamente de que ellos quieren representar y trabajan para "la gente", o sea para el pueblo llano, para los trabajadores. ¿Y no forman parte de LA GENTE personas con ideología de derechas, de izquierdas o de ninguna en concreto?. Esa gente que "lo está pasando mal" y ellos quieren liberar, ¿no es también de derechas?.
Y, cuando buscan aliados, ¿Por qué prefieren a Convergencia -partido corrupto y responsable de los mayores recortes- a Ciudadanos que es un partido nuevo que lucha por la regeneración de las instituciones?
¿Por qué Podemos se une a la derecha más rancia?. Creo que lo que le pasa al ego de P.Iglesias es que toma a Albert Rivera como su rival personal, al ser mucho mejor valorado que él.
Podemos solo quiere el Poder personal y no ha dado muestras de apoyar a Sánchez en ningún momento sino de sustituirlo. Y si no apoyan el Pacto PSOE-Ciudadanos es porque no le interesa compartir el Poder.
Yo creo que Podemos es el principal culpable de que el PP siga gobernando. Muy típico de la vieja izquierda: antes DAR EL PODER AL ENEMIGO que a los rivales de la izquierda. ¡¡Lamentable !!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails