sábado, 5 de marzo de 2016

Nos ha dejado un defensor de la clase obrera

Hoy ha fallecido Francisco Garcia Salve, Paco el cura. Hemos perdido a un luchador y a un defensor de los derechos de los trabajadores y de las libertades civiles y políticas. 

"Paco no era un cura obrero, era un obrero que ademas era cura". (Francisco Prado Alberdi, presidente de la Fundación Juan Muñiz Zapizo de CCOO de Asturias). Su vida estuvo mucho más ligada a la defensa de los intereses de los trabajadores que a la de la iglesia de la que era sacerdote. Su traslado a Madrid en 1967 le conecta con las luchas obreras y con las incipientes CC.OO. 

Comparte el andamio con la sotana, pero prevalece en él, el sindicalista comprometido y rápidamente adquiere un importante protagonismo en la todavía ilegales Comisiones Obreras. Es detenido en junio de 1972 en el convento de los Oblatos de Pozuelo de Alarcón junto a Marcelino Camacho y otros dirigentes de CC.OO.

Todos ellos fueron juzgados en lo que se conoce como el Juicio 1001 en el que fueron condenados a duras penas de cárcel. A Paco le condenaron a 19 años por defender el derecho a la libertad sindical. Por la misma razón que hoy muchos sindicalistas están siendo represaliados por la leyes injustas del Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy, en la pasada legislatura. De su condena cumplió en la cárcel tres años y medio que aprovechó para estudiar Derecho, que luego finalizó al conseguir la libertad.

Paco creía sobremanera en la unidad sindical. Pensaba que solo con la unidad de todos los trabajadores era posible transformar una sociedad que les negaba sus derechos y libertades. Esta frase, "...A todo el que hable de pluralidad sindical hay que escupirle a la cara. Es un canalla o un estúpido ignorante. Todo el que habla de pluralidad sindical es un traidor a la clase obrera, un enemigo que busca nuestra ruina...", pone en evidencia su férrea posición unitaria frente a los que defendían la pluralidad sindical. Un esfuerzo por el que él y CC.OO. trabajaron durante algún tiempo a través de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS), malograda por intereses políticos ajenos a los intereses de los trabajadores.

Contribuyo a la fundación y desarrollo de la Federación de la Construcción de CC.OO. y de la C.S de CC.OO. Posteriormente desarrollo labores de abogado laboralista en el sindicato. Paco fue una de esa personas que entregaron su vida y su libertad a la causa de los trabajadores. Fue, junto con otros muchos, los que formaron una casta de dirigentes que posibilitaron  grandes conquistas sociales para los trabajadores. Personas que contribuyeron con su esfuerzo y su compromiso al cambio político que se produjo en este país a la caída de la dictadura franquista. La transición, con sus luces y su sombras, fue posible porque personas como Paco antepusieron la lucha por las libertades políticas y sociales a sus intereses personales. 

Fue gracias a esa casta, hoy denostada por algunos, como se trasformó este país y se posibilitara unos derechos y libertades que permiten que los nuevos dirigentes puedan defender sus ideales y trasformarlos en acción política. Hoy estamos ante una nueva transición política en España. Pera esa nueva transición está siendo posible porque personas como Paco, como Marcelino y miles de idealistas pusieron las bases hace 40 años para que fuera posible.

Paco nos ha dejado hoy, pero lo que permanecerá será su ejemplo, su abnegación, su compromiso social y político y sobre todo sus convicciones ideológicas, que fueron las que le impulsaron todo su vida a defender una sociedad más justa e igualitaria.

Descansa en paz, nunca te olvidaremos.

Salud, República y Socialismo.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails