jueves, 22 de mayo de 2014

Alternancia o alternativa

Cuando está finalizando la campaña electoral de las europeas, muchas son las incógnitas que aún se mantienen de cara a las opciones europeas de los partidos, sobre todo de los grandes partidos. Estos se han dedicado mas  a evidenciar quien de ellos ha contribuido mas a la  desastrosa gestión de la crisis económica que a explicamos sus propuestas ante la UE.

El grave problema es "que entre ellos, PP y PSOE no hay una verdadera alternativa sino una alternancia en el poder como sucedía en el período de Cánovas y Sagasta. No soy de los que dicen que PP y PSOE son iguales o que la misma mierda son. Pero si afirmo que en materia económica son muy parecidos. 
  • Los dos, con matices, han aceptado sin pestañear las recetas de la Troika para salir de la crisis.
  • Los dos han salvado bancos y se han olvidado de las personas.
  • Los dos han votado conjuntamente en el 73% de las ocasiones en el Parlamento Europeo.
  • Los dos han rechazado, en el parlamento español la propuesta de IU de someter a referéndum el tratado de libre comercio entre la UE y los EE.UU. 
  • Los dos impusieron la reforma exprés del artículo  135 de la constitución española, por el que se prioriza el pago de la deuda a los gastos sociales.
  • Los dos bajaron los impuestos a los más ricos. 
  • Los dos defienden la bajada de los impuestos para salir de la crisis, con los efectos negativos que esto tiene sobre la redistribución de la riqueza, siendo además el elemento justificativo de los recortes sociales.
  • Los dos se niegan a luchar de manera efectiva contra el fraude fiscal y la economía sumergida.
Es cierto que entre los dos hay diferencias en cuanto a la política social. Que el PP pretende desmantelar y privatizar todo lo que tenga algo de público y sea susceptible de convertirse en negocio para sus amiguetes. Pero también es cierto que el PSOE con su ajuste de hace cuatro años, inició el camino de los recortes sociales.

No es la alternancia política lo que necesitamos los españoles y los europeos para salir de la crisis, sino una verdadera alternativa de cambio económico, político y social. Para ello se necesita más izquierda. La salida de la crisis económica no está en la derecha, al menos una salida a la crisis justa y progresista.


Por eso hay que llenar el parlamento europeo de diputados con un verdadero compromiso social. Convertir el parlamento europeo en un institución que haga frente a a las multinacionales y a la presión de los mercados. Un parlamento que represente a los pueblos y a la ciudadanía y no a las instituciones financieras y a los lobys de las multinacionales.

Y en España es necesario derrotar el bipartidismo, porque no podemos permitir una victoria del P.P. justificativa de sus recortes sociales, porque eso no haría sino ahondar en la precariedad y en la miseria de la ciudadanía española. Y no podemos permitir una victoria del PSOE porque no es garantía de nada.

Para la socialdemocracia las promesa electorales solo son un medio de alcanzar el poder, después se olvidan con la misma facilidad que se prometieron. La historia reciente avala esta afirmación. Zapatero, tras el toque de atención electoral que se le dio en su segunda legislatura dijo que "había tomado nota". Lo cierto es que la nota la debió de tomar con tinta simpática. Al inicio de la crisis se comprometió (ZP) en que "la salida de la crisis sería social o no sería". A los pocos meses se desdijo e impuso los primeros ajustes y recortes de la crisis económica.

Y no es un problema solo de la socialdemocracia española, porque los socialdemócratas europeos han actuado de la misma manera allí donde han gobernado, imponiendo recortes a los más desfavorecidos aplicando las sugerencias de la Troyka. El ejemplo más palmario es el de Hollande, que ganó con un programa de izquierdas y la promesa de influir en el rumbo europeo y al final se doblega a las exigencia de la Merkel e implanta recortes de 50.000 millones de euros a la ciudadanía francesa de a pie.

Por tanto en estas elecciones hay que elegir una alternativa de izquierdas en lugar de una alternancia en el bipartidismo existente en España y en la UE.

Salud, República y Socialismo.

1 comentario:

María A. Marín dijo...

Pues sí.
Realmente queda muy poco nuevo que decir.
La suerte está echada.

Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails