jueves, 13 de febrero de 2014

La corrupción es el problema, no Bildu

Muchos partidos políticos de este país, sobre todos los mayoritarios, dice que se esfuerzan en la lucha contra la corrupción política, pero sobre todo de la corrupción de sus oponentes políticos. En cuanto sale a relucir un caso propio, entonces la cosa cambia.

El espectáculo que estos días se está dando entorno al presunto caso de corrupción política que implica de lleno al gobierno de Navarra, así lo ratifica. Cuando presuntamente un miembro del gobierno de Navarra, su vicepresidenta  y consejera de Economía, Lourdes Goicoechea (UPN), pide a la exdirectora de la Agencia Tributaria de Navarra, Edoia Nieves, información para saber si entre los posibles investigados están algunos de sus antiguos clientes, eso constituye un hecho muy grave independientemente de quien lo diga o quien exija las responsabilidades.

En cualquier país con un mínimo de conciencia democrática, a estas alturas, ya habría habido ceses o dimisiones. Pero nuevamente España es diferente. Para asemejarnos, por desgracia, a regímenes con escasa cultura democrática. Aquí el problema es si alguien se alía con Bildu para exigir responsabilidades políticas y elecciones anticipadas, si se confirma el fiasco y no las posibles responsabilidades políticas y/o penales que se hayan podido cometer desde el gobierno de UPN en Navarra. Para UPN esto no es mas que una operación de acoso y derribo del PSOE con el apoyo de Bildu. Tratando de deslegitimar las legitimas alianzas entre partido políticos legales. 

De igual modo piensa el P.P., que en boca de su portavoz parlamentario en el Congreso, Alfonso Alonso, lo importante no son las posibles irregularidades cometidas si no que el PSN dé el paso de aliarse con Bildu.  Y para rematar la jugada, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, estima que "ir con Bildu ni a la vuelta de la esquina y menos en una aventura política". O sea que en aras de marginar a Bildu todos ven como mal menor tapar la posible corrupción de la Consejera de Economía de Navarra.

Luego nos estrañamos de que los españoles tengamos un extraña percepción de la corrupción y que seamos permisibles con quienes se sirven de las instituciones públicas para lucrase de una u otra manera. Si quienes nos gobiernan ponen en segundo lugar presuntos hechos corruptos por no ir junto a partidos legales para luchar contra la corrupción, ¿que imagen se le está dando a la ciudadanía?

Porque además en todo esto hay un cierto tufo a hipocresía. En primer lugar porque lo de UPN llueve sobre mojado. La presidenta Navarra, de UPN, Yolanda Barcina ya fue cazada por el cobro de dietas ilegales, pero de asumir responsabilidades políticas nada. Y por si fuera poco quienes critican el contubernio entre PSN y Bildu, no deben olvidar que en Tafalla y en Olite, UPN consigue aprobar sus presupuesto y gobernar con el voto favorable de Bildu. Entonces ¿a que viene tanto escándalo por el posible apoyo de Bildu al PSN en una moción de censura contra el UPN? Los únicos que están colaborando con Bildu en Navarra son los que ahora de manera hipócrita critican ese posible acuerdo entre PSN y Bildu, UPN.

Dejémonos de hipocresías y luchemos de manera decisiva contra la corrupción política, el verdadero cáncer de la política española. Todo lo demás son brindis al sol y cortinas de humo para tratar de tapar una oscura realidad, la de la corrupción política.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails