jueves, 16 de enero de 2014

Nos hacen desiguales ante la ley

Nos intentan hacer creer que somos iguales ante la ley, pero por mucho que lo intentan no lo pueden conseguir. Entre las tasas judiciales y privilegios reales esa cacareada igualdad es tan solo una falacia.

Con las tasas judiciales nos impiden un acceso justo a la justicia y con los privilegios judiciales a la infanta, nos hacen desiguales ante la ley. El fiscal del caso Noos, Pedro Horrach, se empeña en hacer mas de abogado defensor que de fiscal acusador. Desde el principio se impuso a la imputación de la infanta y la primera vez lo consiguió. En esta ocasión no le ha sido posible.

infanta-cristina-imputada Ahora anda inmerso en una teoría conspiratoria de la que acusa a juez Castro, todo por el objetivo enfermizo, del juez, en llevarla a declarar. A pesar de ser la propia Audiencia Provincial de Mallorca quien indicó al juez Castro que investigara a la infanta por los delitos que ahora se le imputan, delito fiscal y blanqueo de dinero. Nunca se ha visto aun fiscal defender con tanta vehemencia a un imputado, mas incluso que los propios abogados defensores. La actitud del fiscal roza ya el ridículo.

Debería tener en cuenta, el fiscal, las palabras del Borbón padre de que todos somos iguales ante la ley y dejar de empeñarse en que unos seamos menos iguales que otros. Es más, las personas que tienen un mayor nivel social, como el caso de la infanta, deberían estar moralmente obligados a dar mayor ejemplo de igualdad y sean ellos los que faciliten la  labor de la justicia y no al contrario. Y esto vale también para todos los que pretenden evitarle la pena de paseillo.

Dice el Ministro de Justicia, Gallardón, que no es necesario someter a la infanta a una pena que no existe en el código penal, la de paseillo. Eso que con tanto énfasis defiende el ministro debería ser igual para todos los imputados por cualquier delito. De esa manera seriamos todos iguales ante la ley, pero si solo se pretende evitar la pena de paseillo a la infanta o a otros delineantes de guante blanco, entonces lo que se está generando es una desigualdad ante la ley.

Otros defensores, de boquilla, de la igualdad ante ley, pretenden de igual manera quebrantar ese principio. Esperanza Aguirre que uso de sus privilegios para ser desigual ante la ley, declarando por escrito en lugar de acudir al juzgado, exige que si hay un garaje desde el que se acceda al juzgado se le debe permitir a la infanta usarlo para evitar la pena de paseillo. ¿Y por qué no al chorizo de tres al cuarto? Y para rizar el rizo del esperpento y el ridículo, el diputado Pujalte nos sale diciendo que los que quieren que la infanta haga el paseillo es porque están interesados en alquilar los balcones aledaños. ¿Pero tantos balcones tiene ese callejón? Son capaces de hacer el ridículo mas absoluto y decir la la tontería mas desmesurada con tal de conseguir que la infanta no haga el paseillo. Con lo bien que quedó, las veces que lo hizo, el otro presunto delincuente, su marido.

Por mucho que lo intenten de igualdad ante la ley, nada de nada. Ellos buscándose triquiñuelas para obtener privilegios y el pueblo llano a sufrir los desmanes que ellos provocan con sus retrógradas leyes.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails