viernes, 18 de abril de 2014

Hasta siempre Gabo

El fallecimiento de Gabriel García Márquez ha sido como el título de su novela "Crónica de una muerte anunciada". Desde hace días llevábamos esperando el triste desenlace, pero no por ello ha sido menos doloroso.

No doloroso por la muerte de una persona de 87 años, proceso natural de la vida, sino por lo que representaba Gabo. Con la muerte de Gabo nos quedamos todos, en cierto modo, un poco huérfanos. Huérfanos porque ya no volveremos a tener el placer de leer algo nuevo de él, pero a la vez complacidos porque siempre tendremos el recurso de releer su maravillosa obra literaria.

Con Gabo desaparece uno los más brillantes autores de las letras en castellano, Pero Gabo además era una persona comprometida, un referente  como también lo fue Saramago. Con ellos hemos perdido una parte importante de la conciencia social y política de nuestro tiempo. Una parte de esa intelectualidad comprometida que tanto escasea últimamente.

Leer a García Márquez era, seguirá siendo, simplemente un placer. No importaba el argumento de sus novelas o de sus escritos periodísticos. A él se le leía simplemente por el placer de disfrutar de la lectura. Leer a Gabo era simplemente introducirse en un mundo mágico y de fantasía. Era su forma de escribir y su forma de contar las cosas lo que te enganchaba, o al menos lo que a mi me enganchaba. Se empezaba un libro de él y ya no había tiempo para dejar de leerlo hasta que no se acababa el final.

Siempre estará "Cien años de soledad", única novela que he releído varias veces.  Por esa razón, porque aunque ya conocieras el argumento de la novela, uno continuaba enganchándose con ella cada vez que se reiniciaba su lectura. Pero por suerte no solo nos ha dejado "Cien años de soledad", también nos dejó otras novelas como 'Crónica de una muerte anunciada', 'El amor en los tiempos del cólera', 'El coronel no tiene quien le escriba', 'El otoño del patriarca' u otras muchas más, para que no nos olvidemos nunca de él, ni de su obra literaria.

Por eso aunque Gabo nos haya dejado, su ausencia será menos dolorosa para nosotros, porque siempre podremos acudir a la lectura de su obra literaria. Gabo te has ido, pero siempre estarás en nuestra memoria. Descansa en paz.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails