jueves, 12 de enero de 2017

Se fue como llegó, sin honor ni dignidad

Federico Trillo no ha dimitido, no ha sido capaz de dar ese gesto digno ni siquiera cuando su partido le abandona ante la contundencia del informe del Consejo de Estado.

La comparecencia ante la prensa solo ha sido utilizada para intentar darse lustre en su gestión como embajador en el Reino Unido. Ha sido incapaz de decir la palabra dimisión, ni referirse al escándalo del Jak-42, ni mucho menos pedir perdón por sus errores. Para Trillo esto es tan solo una petición de relevo en la embajada que hará efectivo mañana día 13 de enero. El gobierno sigue siendo responsable de amparar su gestión y pretender que con el juicio penal se acabó el problema.

Llegó a la embajada sin honor ni dignidad, perdidos ambos en la nefasta gestión de su ministerio en el accidente del Yak-42. Porque no tuvo la gallardía de dimitir por sus responsabilidades políticas en ese accidente. Ya que por mucho que los tribunales no encontraran responsabilidad penal, la responsabilidad política no se subsana en los tribunales ni en las urnas. Esa responsabilidad solo se subsana asumiendo, en lo personal, la gestión mal hecha mediante la dimisión de sus responsabilidades políticas. Y en este caso, pidiendo perdón a las víctimas y sus familiares por el daño físico y moral realizado.

Federico Trillo tuvo desde el principio de este desgraciado accidente una actitud chulesca contra todos quienes le recriminaron sus actitudes y exigían su dimision por su responsabilidad política en el accidente. Se enfrentó a los familiares, los insultó, se negó a recibirlos. Actitud impropia de quien era el responsable de garantizar la seguridad de unos militares que estaban cumpliendo con su labor. Y lo mismo hizo con la prensa que criticaba esas actitudes y denunciaba sus responsabilidades políticas. Y se ha ido como llegó sin honor ni dignidad.

Hay todavia algunos puntos negros en este desgraciado accidente que exigen su aclaración y que no hacen sino ahondar la responsabilidad política de Trillo. Como saber el destino de la diferencia entre el dinero que recibió la contrata y el lo que se pagó por el servicio, ¿por qué se apresuró un funeral sin que las identificaciones de los cadaveres se hubieran hecho correctamente?, ¿por qué algún informe sobre el Yak-42 sigue siendo secreto?, ¿por qué no se realizó seguro para los pasajeros del vuelo? y sobre todo ¿por que se indultaron y premiaron a los condenados por el accidente? y por encima de todo ¿por qué se premia con una embajada al responsable político del accidente sin tener ni méritos ni conocimientos para ello?

Solo el tibio "cambio de actitud" del gobierno, ante la contundencia del informe de Consejo de Estado, ha hecho que Trillo precipite su relevo, que no dimisión, como embajador de España ante el Reino Unido. Esperemos que su vuelta al Consejo de Estado no vaya con premio incluido o que pronto pase a engrosar la lista de dirigentes popular a los que se les nombra como "ese señor del que Vd. me habla". 

La reparación de las víctimas sigue exigiendo una dimisión y la petición de perdón hacia los familiares de las víctimas.

Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails