martes, 21 de octubre de 2014

Felicidades Teresa.

La noticia de tu curación del ébola, no por esperada es menos satisfactoria.  Una curación que sentimos como propia millones de españoles que hemos estado contigo mientras tu luchabas contra la enfermedad. Primero por ser una mujer valiente y solidaria y segundo porque quienes tenían la obligación de proporcionar los medios de tu curación, solo se preocuparon de obtener rédito político.

Te has curado por tu fortaleza, por la solidaridad de la monja Paciencia que donó su plasma para ese fin y sobre todo por el buen hacer de los profesionales que te atendieron. Unos profesionales y una sanidad pública a los que el Partido Popular solo se ha preocupado de restringir de medios y de desmantelar.


Has soportado, en ese tiempo, humillaciones e insultos de quienes tenían la obligación de proporcionarte los medios para tu curacion. En lugar de eso solo se preocuparon de buscar culpables de un contagio, como medio de ocultar su negligencia su inoperancia e incompetencia. Ademas han cometido la obscenidad de utilizar las televisiones públicas para reírse de tu desgracia. Pero no se les cae la cara de vergüenza, porque esos responsables políticos siguen aún agarrados a la poltrona de sus cargos. No vale con que alguno haya pedido disculpas tardías. Personajes de esa calaña no pueden estar dirigiendo la sanidad pública madrileña y española ni los medios de comunicación públicos.

No importa si te tocaste la cara o no, en todo caso fue un accidente laboral. Un desdichado accidente laboral del que los únicos responsables son los que no te facilitaron ni los medios ni la formación adecuada para el desempeño eficaz y seguro de tu trabajo. Y en lugar de reconocerte tu solidaridad, olvidan que te presentaste voluntaria, y tu buen hacer tratan de convertirte en responsable de un contagio del que tan solo fuiste una victima. Que ironía. Quienes cometieron un delito contra la salud laboral de los trabajadores tienen la desvergüenza de tratar de convertirlos en responsables de su accidente laboral. La realidad los ha puesto en su sitio.

Posiblemente nada de los que has sufrido hubiera sucedido si no hubiera habido en este país un proceso premeditado de desmantelamiento de la buena sanidad pública que disfrutábamos hace años. Solo tenían un objetivo degradar la sanidad pública para hacen rentable la sanidad privada. Por eso cuando hace unos días la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sainz de Santamaría, se sonreía con satisfacción por tu primer resultado negativo en el test del ébola, yo me preguntaba, indignado, que con que derecho esta impresentable compartía con el resto de los españoles de a pie tu deseada recuperación. Cuando ella, ellos, no habían sido parte de la solución, sino parte del problema. Porque el problema comienza con el desmantelamiento por parte del Partido Popular de la sanidad pública española.

Aun te queda un largo trecho para tu total recuperación, aunque haya determinadas heridas, las morales, que tardaran mas en sanar.  Pero al igual que hasta ahora no estarás sola. Millones de corazones latirán junto al tuyo, para que esa recuperación llegue mas pronto que tarde, porque todos nos hemos sentido y nos sentimos Teresa. Felicidades Teresa.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails