jueves, 13 de octubre de 2016

Francisco Gürtell tira de la manta

Francisco Correa, alias Don Vito, no ha defraudado en sus declaraciones ante el tribunal que le juzga y en que le pueden condenar hasta a 125 años de cárcel.

125 años de cárcel son muchos años y ante esa perspectiva Don Vito no lo ha dudado, mejor tirar de la manta que pasar la vejez en una prisión. El acuerdo con la fiscalía era evidente, tanto que en algunos momento el propio Correa era el que orientaba las preguntas de la fiscal. Y sus respuestas no han tenido desperdicio, porque no han dejado títere con cabeza. 

Ya pocas dudas pueden quedar de que el PP es una organización criminal, tal como dicen los jueces. Una organización especializada en facilitar suculentos contratos públicos previo pago del correspondiente soborno. Bárcenas PP ofrecía las obras, Correa establecía los contactos y las constructoras pagaban las mordidas. Tanto trabajo daba la corrupción que Correa afirma que pasaba más tiempo en las oficinas del PP que en su propio despacho. ¿Como se puede seguir diciendo que la Gürtel era una trama contra el Partido Popular, si los negocios corruptos se hacían en las oficinas del PP? Si era un asunto personal entre Bárcenas y Correa ¿Como no se dieron cuenta en el PP del oscuro negocio que se traían entre ambos?

Don Vito ha ido corroborando todos los indicios que se apuntaban en el sumario, las mordidas a Bárcenas y el PP, los regalos a Sepulveda y otros, los Jaguar,  los payasos, los globos, los viajes, los titulares de la siglas misteriosas, los modos de actuar de la trama corrupta etc. Con esto ha quedado en un mal lugar el PP y todos los que defienden que es cosa de unas cuantas manzanas podridas. Ha quedado claro que no se trataba de unas cuantas manzanas, se trataba del cesto entero. Un cesto que alguien de la calle Génova 13 llevaba del brazo. Ahora falta saber de quien era ese brazo. 

Por mucho que Cospedal diga que estos son hechos que sucedieron hace mucho tiempo y lo que tiene que hacer la justicia es actuar con contundencia, eso no es mas que un nuevo intento de desviar la atención.  Porque el tiempo no amnistía las responsabilidades políticas de una organización corrupta de arriba a abajo. El PP tiene que asumir su responsabilidad porque ya no le quedan argumentos para trabar de zafarse de sus responsabilidad políticas en este corrupto asunto. Y la justicia claro que va a actuar, pero el PP, si no atenemos a la argumentación de Cospedal, debería colaborar con los tribunales y no entorpecer la acción de la justicia que es lo que ha venido haciendo desde que se destapó esta trama de corrupcion política del PP.

Ahora vienen los daños colaterales de la acción de la justicia. Porque un partido que cada día tiene menos argumentos para negar su responsabilidad política en la más grave trama corrupta de la España democrática, no puede ser quien gobierne del nuevo el país, no puede ser quien abandere la regeneración política que se necesita en nuestras instituciones públicas.  No se puede poner la zorra al cuidado de las gallinas. Esa es la gran responsabilidad política que tienen en estos momentos C's y PSOE. ¿Va a seguir insistiendo Albert Rivera en la responsabilidad política del PSOE para que este posibilite el gobierno de los corruptos? ¿Va a permitir el PSOE que con su abstención gobierne el partido más corrompido de la historia democrática de España? Si siguen por ese camino ambos, C'S y PSOE, serán cómplices de la corrupcion del Partido Popular.

No se puede jugar al electoralismo en estos momentos. Estos momentos exigen ejemplaridad política. No se puede actuar movidos por el cortoplacismo. El argumento de que unas terceras elecciones beneficiarían el Partido Popular no es valido, porque no es lo mismo posibilitar el gobierno de unos corruptos a que sean los electores quienes posibiliten ese gobierno. El PSOE no debe posibilitar el gobierno de Mariano Rajoy y el PP, porque eso significa legitimar la corrupcion de ese partido. La dignidad de un partido centenario y de sus militantes debe estar por encima de unos cálculos electorales. Una derrota digna puede ser superada, una entrega indigna, no.

Hoy Francisco Correa, alias Don Vito, ha puesto mucho más difícil de explicar que se pueda permitir volver a gobernar al mayor partido corrupto de la historia democrática de este país.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails