miércoles, 5 de octubre de 2016

Abstención y dos huevo duros

Anda el Partido  Popular  envalentonado después del triste espectáculo ofrecido por el PSOE el pasado fin de semana. Ahora no les vasta con que dejen gobernar  a quien ganó las pasadas elecciones, ahora quieren además dos huevos duros.

El PP quiere ahora "un compromiso para dar estabilidad a la legislatura." Lo que traducido al vulgo quiere decir que quieren las manos libres para seguirnos puteando. Varias derrotas recientes en el Congreso les han hecho ver lo difícil que puede ser una legislatura en minoría. Una minoría ganada a pulso por el abuso de su rodillo parlamentario en la pasada legislatura cómo consecuencia de su mayoría absoluta.

Lo que en realidad quiere el PP es una excusa para que tengamos unas terceras elecciones, y poder echar la culpa a los otros. El PSOE se lo ha puesto en bandeja. El cainismo político evidenciado en el Comité Federal solo ha hecho reducir las posibilidades electorales de un PSOE  fraccionado en dos partes. Y eso es lo que quiere explotar el PP, por lo que no me cabe la menor duda de que habrá terceras elecciones.

Ahora los únicos que no desean nuevas elecciones son aquellos que a priori tienen más que perder, PSOE  y C 's. El PSOE es víctima de sus propios errores y de las ambiciones políticas de sus barones. Porque si al final terminaron votando la propuesta de Pedro  Sánchez y además tenían mayoría suficiente para rechazarla,  ¿Para que montar la broma y el espectáculo  que montaron? No había que ser muy inteligente para saber que lo que estaban haciendo era un suicidio político.

El Partido Popular no piensa en el bien de España ni de los españoles, nunca han pensado en ello. Solo piensan en sacar rédito electoral de cualquier situación que les pueda beneficiar. Tienen al PSOE rendido esperando que les llamen para manifestar que están dispuestos a abstenerse y permitir la investidura de Rajoy. Pero ahora ya no les vasta, ahora quieren  que se les garantice una legislatura tranquila para poder seguir imponiendo sus regresivas políticas. Para ello no duran en recurrir  al chantaje, porque eso es lo que están proponiendo, o aceptan sus condiciones o hay terceras elecciones. A algunos en el PSOE ya les están temblando  las piernas ante esa posibilidad.

No son con bravuconadas al estilo de Emiliano García-Page, Presidente de Castilla la Mancha, amenazando con presentar una "candidatura contundente" cómo van a arreglar sus problemas. ¿Quien va a querer ponerse al frente del mayor fracaso electoral en la historia del PSOE?  Estos se hubieran solucionado si no le hubieran puesto líneas rojas a Pedro Sánchez  para la formación de un gobierno de izquierdas después de 20D, cuando sí salían las cuentas. Ahora es demasiado tarde. Con sus broncas fratricidas nada puede impedir el gobierno del PP y Mariano Rajoy. Por eso ahora les exigen la abstención y además dos huevo duros. Eso o una vergonzante derrota electoral en diciembre.

Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails