jueves, 19 de marzo de 2015

Para algunos se acabó la crisis

Llevan, Rajoy y los dirigentes del PP, largo tiempo bombardeándonos con la cantinela del fin de la crisis. Y llevan razón, porque la crisis se acabó. Pero solo para algunos.

Han aparecido los resultados económicos de las empresas del selectivo IBEX 35 y sus beneficios son obscenos. Durante 2014  estas empresas obtuvieron un beneficio de 32.000 millones de euros, lo que significa un 41% mas que durante 2013. Mientras, los salarios de los trabajadores continúan perdiendo poder adquisitivo y esos mismos empresarios que obtienen tan excelentes beneficios y se incrementan sus salarios por encima de sus posibilidades, son los mismos que exigen que continué la moderación salarial para favorecer la recuperación económica.

Lo obsceno de estos resultados es que tan solo son superados en 2005, en plena burbuja inmobiliaria, cuando los beneficios de las empresas del IBEX 35 se incrementaron un 44% con respecto al año anterior. Es decir que en plena crisis económica los beneficios empresariales se incrementan en el mismo nivel que en los años del auge económico. Pero lo vergonzoso es que estos beneficios se producen a costa del sacrificio de los trabajadores, que ven como continuamente sus salarios pierden poder adquisitivo y son despedidos de estas empresas que obtienen tan sabrosos beneficios.

Solamente los grandes bancos obtuvieron un beneficio de 10.500 millones de euros, un 34,1% mas que en el ejercicio de 2013. El sector más responsable de la crisis económica, no solo no paga las consecuencias sino que, ademas, se beneficia de la situación incrementando grandemente sus resultados.

Consecuencia de esto es que el reparto de la tarta del PIB continua desnivelándose. Durante  la crisis económica la parte correspondiente a los beneficios empresariales se ha ido incrementado mientras que las rentas del trabajo disminuían. El resultado es que por primera vez los beneficios empresariales superan a las rentas del trabajo. Se ha pasado de un reparto, en la década de los ochenta, de 53% para las rentas del trabajo y un 41% de los beneficios empresariales, a un reparto, en 2012, del 46% para las rentas del trabajo y un 46,2% para los excedentes empresariales. A partir de ahí la brecha se ha ido incrementando.

Esa es la recuperación económica que nos vende el PP y Rajoy. Eso y una recuperación del empleo ficticia. Porque si bien las cifras de paro registrado disminuyen, lo cierto es que tan solo está habiendo un reparto del trabajo entre más trabajadores, peor pagados y con peores condiciones laborales. El volumen de horas semanales trabajadas en el conjunto del país, no solo no se incrementan sino que disminuyen, lo que quiere decir que el trabajo existente se reparte entre más trabajadores y por tanto son cada día más pobres. De hecho en torno al 15% de los asalariados están por debajo del nivel de pobreza.

Esta es la gran contradicción de la pretendida recuperación económica del P.P., altos beneficios empresariales y salarios de pobreza para los trabajadores, consecuencia de las políticas de ajuste económico impuestas por la Troika y aceptada por el PP. Se ve que los dirigentes del PP se quieren asegurar la puerta giratoria para cuando sean expulsados del poder político.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails