jueves, 11 de octubre de 2012

El desprestigio de la clase política

La última encuesta del CIS no ha hecho sino ratificar lo que a nivel del calle se lleva denunciando desde hace tiempo, el desprestigio de la clase política.

Yo mas bien diría que es el desprestigio de una determinada clase política y de una determinada forma de hacer política. Según la encuesta del CIS la clase política es el tercer problema de la sociedad española con un porcentaje del 26,9%, 9 puntos mas  que en el pasado mes de enero.

promethemus El desprestigio de esa clase política se sustenta en el distanciamiento de los políticos de las necesidades y la solución de los problemas de sus representados. Y la crisis económica no ha hecho sino agudizar mas el distanciamiento. Y ese desprestigio se incrementa cuando desde la política no solo no se dan soluciones a los problemas de los más necesitados sino que los grandes partidos, PSOE y P.P., emplean el dinero público y la modificación de la legislación para salvar a las instituciones que están en el origen de la crisis económica.

Cuando en mayo de 2010 a ZP le entra el miedo y renuncia a su prometida salida social a la crisis económica e implanta las primeras medidas de ajuste, que tienen una repercusión exclusiva entre los ciudadanos mas desfavorecidos, se están sentando las bases para una salida conservadora de la crisis y del alejamiento de los gobernantes de las clases populares.

La política y los políticos se desprestigian cuando se ganan  unas elecciones con la mentira y se gobierna con la mentira. Cuando se insisten en políticas que han demostrado su fracaso porque solo producen más recesión, mas paro, mas perdidas de derechos y más miseria para la ciudadanía. Cuando se emplea dinero público en salvar a la banca en lugar de salvar a las personas. Y se desprestigia la política cuando se utiliza una mayoría parlamentaria para aplicar políticas que han sido decididas en centros de decisión ajenos a la ciudadanía. Cuando en lugar de enfrentarse a esos poderes mediáticos  se aceptan sus imposiciones supeditando la política a la economía especulativa y a los intereses electorales de dirigentes europeos. Cuando se renuncia a luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida y en su lugar se imponen severos recortes sociales a los más desfavorecidos y amnistías fiscales para los defraudadores.

Ante esta situación se produce una demanda de mayor democracia y participación política de la ciudadanía, lo que conlleva a la vez una mayor desafección de la ciudadanía con los gobernantes, porque estos en lugar de atender las justas demandas de los ciudadanos, los criminalizan, los acosan y los reprimen, transformando un estado democrático y de derecho en un estado policial más propio de una república bananera o una dictadura fascista. O simplemente se intenta modificar la legislación para recortar el derecho de manifestación o establecer nuevos supuestos que criminalizan el ejercicio de tal derecho.

El desprestigio de la política continuará en incremento, porque lejos de rectificar el partido gobernante (P.P.) insiste en proseguir por caminos que instituciones financieras nada sospechosas como el FMI indican que es un camino equivocado y quienes nos gobernaron (PSOE) actúan de manera oportunista proponiendo alternativas diametralmente opuestas a las que ellos aplicaron, sin que siquiera haya mediado una autocritica de su actuación y responsabilidad ante la crisis.

Ante este desprestigio de una determinada clase política y de una determinada forma de hacer política, solo cabe profundizar en la movilización social y volver la vista hacia los que de manera permanente han defendido en el Parlamento las propuestas que desde la calle se reivindican, otra salida a la crisis y una mayor profundización de la democracia. Hacia los que cuando la ciudadanía se moviliza no permanecen sentados en sus poltronas sino que salen del Parlamento y se sitúan del lado de los ciudadanos.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

ana dijo...

El desprestigio se lo han ganado solitos y a pulso a base de jodernos. Mi hijo ha tenido que irse a Londres a trabajar sin más remedio. Pensé que no se podían hacer las cosas peor que Zapatero, pero me equivoqué, Rajoy le ha superado con creces. Los políticos no deberían ser un problema, debarían ser la solución.

Antonio Rodriguez dijo...

Ana,
Yo tenia muy claro quel P.P. iba a superar con creces al PSOE. La historia se repite, en España, es Portugal y Grecia, la socialdemocracia se ha doblegado a los intereses de los mercados y las imposiciones de la Merkel en lugar de rebelarse y defender los interesaes de sus ciudadadanos más desprotegidos.
Pero eso no quiere decir que todos lo políticos sean iguales porque algunos llevan mucho tiempo defendiendo en el Parlamento lo que se reivindica en la calle.
Hace unos dias venia una encuesta en El País que evidenciaba el derrumbe del P.P. en la Comunidad Valenciana, pero el PSOE también se hundia y era Compromis y Esquerra Unida quienes recogían el descontento social y yo me imagino que sería porque estas organizaciones se hacen eco del descontento que se está viviendo en las calles.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails