sábado, 6 de octubre de 2012

A los represores no les gustan las criticas

Denunciar los abusos policiales ahora resulta que es simplemente injurias y calumnias y por eso el sindicato policial CEP ha denunciado a  los diputados de Izquierda Unida, Cayo Lara, José Luis Centella y Alberto Garzón ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Pero por mucho que se empeñen no podrán desvirtuar la realidad. Y la realidad es la que todos hemos visto estos días a través de los múltiples videos colgados en las redes sociales. Hoy el monopolio de la información de lo que sucede en las actuaciones policiales no lo tiene la policía. Hoy, por suerte, los medios a disposición de los ciudadanos y la facilidades que dan las redes sociales, para divulgar noticias, hacen prácticamente imposible que se pueda negar la realizad de las actuaciones policiales.

Estas son las frases, supuestamente pronunciadas por los acusados en una rueda de prensa, que alega el CEP para acusarles de un delito de injurias y calumnias tipificado el artículo 504.2 del Código Penal.

  • El normal funcionamiento de los diputados se vio molestado y perturbado por la Policía y nunca por los manifestantes”.
  • “Hemos asistido a un exceso policial brutal en las calles que no atendía a ninguna lógica”
  • “Hemos tenido al Gobierno mandando a la Policía a identificar a los que se reunían pacíficamente a discutir de política en el parque del Retiro”.

Sobre la primera frase lo que realmente dice José Luis Centella  es que “La movilidad de los diputados en torno al parlamento se vio afectada por la policía” y es evidente que el dispositivo policial en torno al Parlamento y la exigencia de las identificaciones de los diputados  afectó a la movilidad de estos. Sobre las siguientes, ¿es que acaso no ha quedado evidenciada la brutalidad innecesaria en numerosas  cargas policiales? ¿no es cierto que alguien mandó a los policías a identificar a los reunidos en el parque del Retiro? Ese alguien no puede ser nadie mas que un mando político.

Independientemente de la flojedad de las acusaciones del CEP, que serán fácilmente rebatidas si es que llegan a ser admitidas a tramite, estamos a asistiendo a un proceso de incremento brutal de la represión policial, represión que, en numerosas ocasiones, no se puede negar ante la multitud de testimonios gráficos colgados en las redes sociales que lo evidencian. Esta actitud obedece a un cambio en la dirección política de la policía desde la llegada al poder del Partido Popular. Son estos los responsables primeros de las actuaciones policiales que las incitan y las protegen y que cuando no las pueden ocultar,  lo único que se les ocurre es proponer que se prohíba la exhibición, en las televisiones públicas y privadas, de videos sobre las actuaciones policiales. Estamos, en suma, asistiendo a un recorte de las libertades y derechos civiles como son el derecho a la protesta, a la libertad de expresión y de manifestación.

Este gobierno que está llevando a al ruina al país, nos quiere sumisos, obedientes y callados. Y ante el rechazo de la ciudadanía a permanecer en silencio y hacer llevar, cada día mas, la protesta a la calle, la única respuesta de este gobierno es la represión policial, convirtiendo el estado democrático y de derecho en un estado policial propio de repúblicas bananeras o dictaduras fascistas.

La denuncia del CEP no solo evidencia su sometimiento político ante un gobierno represor, sino que ensalza y engrandece la figura de los políticos que se niegan a ser cómplices de unas políticas de ajustes que solo cargan sobre las espaldas de los más desfavorecidos las consecuencias  de la crisis económica, que en lugar de escuchar sus demandas los reprimen cuando protestan por ello y que se niegan a mirar hacia otro lado ante las brutales actuaciones policiales . O que se callan con complicidad o arremeten contra los jueces que ponen en evidencia las actitudes represoras de gobierno y policía. Lo que pone de manifiesto, una vez mas, que todos los políticos no son iguales.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Déjalo, déjalo. Cuanto más se intensifique la violencia de la policía contra el ciudadano pacífico, más se acelerará el repudio hacia esos policías y hacia la casta que los mangonea y los azuza contra el pueblo.

Salú y República,

PiliMªPILAR dijo...

Está claro que vuelven por sus fueros los cascos policiales.
Y mientras haya un público, ¡y un (des)gobierno! connivente, el asunto lleva mala pinta de solución.
Miedo me da, con franqueza.

Saludos (Soy PiliMPilar. A este lado del Ebro guarda silencio al pasar por el Pilarrrrr)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails