sábado, 18 de marzo de 2017

Holanda frena el fascismo, Y ahora que?

Media Europa respira tranquila, el fascismo no ha conseguido su objetivo en Holanda. Pero el problema es que las causas siguen ahí y no parece que la actual composición del parlamento holandés  vaya a dar respuesta a las mismas.

Los del vaso medio lleno piensan que evitando que Geert Wilders ganara la elecciones se solucionaban los problemas. Pero no es así porque creo que la victoria de los liberales de derecha a lo único que va a conllevar es a mantener el estatus actual. Y la causa de los problemas no es la islamofobia, el racismo o la xenofobia. Eso puede ser una parte de la causa. Las verdaderas causas son las desigualdades y la falta de soluciones a las mismas.

La crisis económica ha incrementado las desigualdades porque las medidas económicas que se han tomado para salir de la crisis en todos los países de la UE, hayan gobernado socialdemócratas o conservadores,  han sido las mismas: cargar sobre las espaldas de los trabajadores los efectos de la crisis. Mientras, se favorecían a los poderosos, las grandes empresas y las entidades financieras. La llegada de los refugiados ha sido la excusa de los populistas de extrema derecha para lanzar sus mensajes y culpar de todos los problemas a los refugiados.

Eran fáciles y demagógicos los mensajes de: "Europa recorta derechos, luego hay que salirse de Europa", "Los refugiados reciben derechos que a los nacionales se les recortan" o "La culpa de la situación de miseria la tienen los refugiados". Y es hasta comprensible que estos mensajes calen entre las personas a los que la crisis les ha dejado en la miseria y sus gobiernos no han solucionados sus problemas. 

Pero además es que en materia económica no habido casi diferencia en las medidas impulsadas, para salir de la crisis, entre socialdemócratas y conservadores. Ambos han apoyado las medidas de recortes y austeridad impulsadas por Angela Merkel, ambos apoyaron las brutales medidas impuestas Grecia para que este país tuviera acceso al rescate. Y las consecuencias electorales no se han hecho esperar. En Holanda los grandes perdedores de las elecciones han sido los socialdemócratas que han pasado del 38 a 9 escaños. Han pagado el precio de sostener al gobierno de los liberales de derecha. En Francia no son los problemas generados por los refugiados y la inmigración los que van a llevar a la debacle al Partido Socialista, son la renuncia a aplicar el programa con el que ganaron las elecciones y las medidas antisociales impuestas a los trabajadores que han generado graves enfrentamientos sociales y numerosas huelgas generales convocadas por los sindicatos. La demagogia y el oportunismo del Frente Nacional recoge la mala gestion del PS. En Italia pasó algo parecido al cargar sobre la espalda de los más desfavorecidos los efectos de la crisis lo que está posibilitando que el Movimiento 5 Estrellas esté a punto de sobrepasar al Partido Democrático. En Grecia el giro en la política de Syriza después del referéndum, que rechazó las medidas propuestas por la UE, y la falta de apoyo de los socialdemócratas europeos ante las imposiciones de Angela Merkel, está haciendo que la derechista Nueva Democracia tenga serias posibilidades de arrebatar a Syriza el poder en Grecia. 

En España Zapatero pasa de "la salida a la crisis será social o no será" a ceder ante Merkel e implantar las primeras medidas de recortes y austeridad a los trabajadores españoles. La consecuencia, victoria por mayoría absoluta del Partido Popular. Todo esto evidencia que la raíz de los problemas son las desigualdades sociales y el incremento de la pobreza entre los trabajadores por las medidas anticrisis de conservadores y socialdemócratas. Por el desencanto de la ciudadanía que ha visto como la socialdemocracia gana elecciones con  promesas de izquierda y luego gobierna con políticas de derecha. El racismo y la xenofobia son los argumentos con los que los populismos de extrema derecha tratan de capitalizar el descontento social de parte de la ciudadania.

Si la UE defendiera los intereses de los trabajadores en su legislación y en los tratados internacionales (TTIP, CETA, etc.) en lugar de desregularizar sus relaciones laborales y proteger los intereses de las multinacionales y las grandes empresas, los Wilders, Le Pen, Petry, Michaloliakos, etc. no tendrían argumentos para defender sus posturas de abandono de la UE. Si cada uno de los países de la UE hubieran protegido a las personas durante la crisis económica en lugar de rescatar bancos y favorecer los benéficos de las grandes empresas, las instituciones financieras y los poderosos; sus respectivos partidos racistas y xenófobos de extrema derecha no tendrían argumentos con los que culpabilizar al diferente de todos los males nacionales. 

Por tanto, mientras los ganadores del partido Liberal de Holanda no rectifiquen sus políticas de recortes y austeridad, mientras los socialdemócratas no hagan frente a la crisis con políticas de izquierda y sigan traicionando a sus electores aplicando las mismas políticas que los conservadores, los problemas de base seguirán existiendo y tendremos a los oportunistas salva patrias de la extrema derecha aprovechándose de los errores cometidos y del descontento social para culpar de todos los males al diferente. Las cosas seguirán igual y el vaso no estará siguiera medio lleno sino que estaría casi vacío. Mientras no haya estos cambios el freno a la extrema derecha en Holanda será una anécdota temporal, porque los liberales holandeses seguirán haciendo la misma política que hasta ahora y la socialdemocracia europea seguirá pensando que una cosa en prometer combatir las desigualdades y otra cosas reducirlas.

Salud, República y Socialismo.

domingo, 12 de marzo de 2017

Toxo, la Secretaría General ni se hereda ni se designa

Ignacio Fernández Toxo, Secretario General de CCOO, renuncia a un tercer mandato, lo que le honra, pero comete un error: designar a su sucesor.

Dice Toxo que su renuncia " tiene que ver con mi idea de entender el sindicato y el proceso de transformación al que hemos sometido a la organización". Y lleva razón, CCOO necesita adaptarse a la realidad social del momento y además rejuvenecerse. Pero además yo entiendo que cuando a uno le llega la edad de la jubilación le llega también para jubilarse en el sindicato, a no ser que se aspire a  dirigir la Federación de Pensionistas y Jubilados.

En eso acierta Toxo, porque si desde el sindicato defendemos la jubilación temprana para los trabajadores, eso debe ser también la posición en el interno sindical. Hay que ser coherente y aplicar en el sindicato lo que defendemos ante empresarios y gobiernos. De lo contrario seriamos unos hipócritas. Toxo está próximo a la edad de la jubilación y por lo tanto es lógico que no se plantee un nuevo mandato. Insistir en un nuevo mandato hubiera sido forzar la incoherencia personal, aunque fuera legal y legitimo. Porque además Toxo ha sido un buen Secretario General. Cogió el sindicato al inicio de la crisis económica, tocándole lidiar con el momento más dramático para los trabajadores y por ende para el sindicato. A pesar de ello, bajo su dirección, se ha conseguido mantener al sindicato como la primera fuerza sindical del país y minimizar el efecto desafiliativo que ha impuesto la crisis económica.

Pero su trayectoria se ve ahora manchada por el intento de imponer a su sucesor, señalando con el dedo al Secretario General de Euskadi, Unai Sordo. Porque eso rompe la necesaria y obligatoria neutralidad del aparato organizativo en la elección de los cargos sindicales y con mayor motivo la Secretaría General. Los candidatos a la Secretaría General se tienen que postular por si mismo, porque de lo contrario quien es señalado y apoyado el aparato sale con ventaja en esa contienda. Si estamos criticando lo que viejos partidos como el PP hacen, designando a los máximos cargos de dirección, desde una organización que nos llamamos democrática y participativa no podemos hacer lo mismo.

No tengo prejuicio alguno sobre Unai, ni para bien ni para mal, porque hasta ahora no conocía su trayectoria sindical, pero no me gusta que se juegue con ventaja. Y eso es lo que ha hecho Toxo y el Consejo Confederal al designar como candidato a la Secretaría General a Unai. ¿Quien a partir de ahora se va a atrever a postularse como candidato sabiendo que Unai cuenta con el apoyo del aparato organizativo del sindicato?

Hemos retrocedido en democracia interna. En lugar de ir hacia formulas que posibiliten una mayor participación de la afiliación en la elección de los/as secretarios/as Generales, se ha caído en la tentación de señalar con el dedo al futuro Secretario General. ¿Alguien piensa que otro/a candidato/a tendría posibilidades de derrotar a Unai sabiendo que este cuenta con el apoyo de la mayoría de las Federaciones y Uniones Sindicales de CCOO?

Es una pena que todo el proceso democrático y participativo que se lleva realizando en el interno de CCOO para llegar al XI Congreso ahora se vea difuminado por la elección a la Secretaría General. Llevamos más de un año con el ejemplar proceso "Repensar el sindicato", algo inédito en el modelo de participación de las decisiones en una organización sindical o política. Hemos discutido en este tiempo de lo que se ha de discutir en el próximo congreso y fruto de ese debate son las ponencias que ahora estamos debatiendo. Ninguna organización sindical o política ha hecho un proceso participativo de debate tan amplio, democrático y participativo como este. Y ahora al final, lo estropeamos. Parece que no hemos aprendido nada de algunas designaciones de secretarios sindicales como la del innombrable Fidalgo y a la situación a  la que llevo al sindicato aquella designación. Toxo lo sabe muy bien, por eso me resulta excesivamente frívolo que ahora él repita esa experiencia negativa.

Unai será el nuevo Secretario General de CCOO porque así lo ha decidido Toxo y la mayoría del Consejo Confederal, posiblemente un buen Secretario General, pero el sindicato sale tocado en la credibilidad. Yo no digo que Unai no merezca ser el nuevo Secretario General, pero si que hubiera ganado en legitimidad si hubiera presentado su candidatura sin el respaldo previo del aparato organizativo de CCOO. Él y también los que por su cabeza había pasado la idea de competir por la Secretaría General, que ahora se cuestionarán si merece la pena competir contra Unai y el aparato organizativo de CCOO.


Salud, República y Socialismo.

martes, 7 de marzo de 2017

8 de marzo, la desigualdad se incrementa

Desigualdad, precariedad, discriminación y violencia pueden ser las palabras que definan la situación de la mujer en este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Desigualdad con respecto a los hombres, precariedad en el trabajo -el desempleo, el empleo temporal y a tiempo parcial y la precariedad laboral le afecta más que a los hombres- discriminación para acceder a puestos de responsabilidad y la violencia de genero que en este comienzo de año esta alcanzando cotas inimaginables. 

Según CCOO la brecha de la desigualdad laboral de las mujeres se concreta en:


  • 11 puntos en la tasa de actividad, el 53,41% para las mujeres frente al 64,50% de los hombres.
  • 3 puntos en la tasa de paro, 20,36% mujeres 17,34% hombres.
  • 11 puntos en la tasa de empleo femenina, el 42,59% frente 53,63% de los hombres.
  • El 72,60% de las personas con contrato a tiempo parcial; es decir, 7 de cada 10 son mujeres.
  • 30% de brecha salarial: el salario medio anual de las mujeres tendría que aumentar un 30% para equipararse al masculino. (Encuesta Estructura Salarial 2014).
  • Se incumple el porcentaje de paridad 40/60 establecido en la Ley de Igualdad de 2007 en el acceso de las mujeres a la toma de decisiones; en las empresas del IBEX las consejeras tienen una escasa presencia del 19%.
  • Del total de personas desempleadas, 2.218.273 son mujeres, lo que cons tuye el 53,44% del paro registrado.
  • 10,6% en la tasa de cobertura de la prestación por desempleo (49,5% mujeres frente al 60,1% hombres), con menor cuantía de la prestación (un 19% menos para las mujeres al depender del tiempo y salario cotizado).
  • La pensión media de las mujeres está en 767 euros, frente a los 1.219 euros de los hombres.

Es decir, la contrarreforma laboral del Partido Popular se ha cebado más con las mujeres. 

La lacra de la violencia de genero parece que este año pretende batir un siniestro récord. Si durante  2016, 44 mujeres murieron a mano de sus parejas o exparejas, durante los meses de enero y febrero de 2017 fueron asesinadas 15 mujeres, dejando además un terrible reguero de decenas de niños/as huérfanos y huérfanas. 

Ante esta situación el gobierno del PP se muestra ineficaz en las políticas públicas para combatir la violencia estructural contra las mujeres. Yendo de la palabrería vana a la más completa desidia. Por eso es comprensible y necesario el Paro Internacional de Mujeres para denunciar el nulo compromiso político de los Gobiernos para erradicar la violencia contra las mujeres, así como la desigualdad y discriminación que padecen en el ámbito laboral. 

Recordar la situación de mujeres que no tendrán su 8 de marzo por sufrir una mayor discriminación por el hecho de ser mujer. Como el caso de Maloma Morales, española de origen saharaui y secuestrada por su familia biológica en los campamentos de refugiados saharauis de Tindut. La realidad de las mujeres saharauis es que son mujeres de tercera categoría, donde nunca se es mayor de edad porque permanecen siempre bajo la tutela de un hombre. El caso de Maloma, junto con otras muchas mujeres saharauis, es simplemente un caso de menosprecio a sus derechos humanos, a  la libertad de circulación  con el agravante de que es una ciudadana española a la que el gobierno español mantiene en un extraño limbo. La ayuda internacional debe estar condicionada al respeto de los derechos humanos de las personas y en este caso el gobierno español y las asociaciones de ayudas al pueblo saharaui son cómplices de ese menosprecio a los derechos humanos de las mujeres saharauis. Que casualidad que la situación que padece Maloma y otras, no lo padece ningún hombre saharaui. El derecho del pueblo saharaui a su autodeterminación no es compatible con el recorte de los derechos humanos a sus mujeres. 

El 8 de marzo hay que levantar la voz no solo por los derechos laborales, la eliminación de las desigualdades de las mujeres y contra la lacra de la violencia de genero, sino también, contra la falta de respeto a los derechos humanos de las mujeres, con es el caso de Maloma Morales. 

Salud República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails